Con un récord histórico de solicitudes de refugio, al menos 77,559 en ocho meses, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) ha resuelto sólo tres de cada 10 procesos. No en todos los casos se ha otorgado refugio.

De enero a agosto del año en curso, la Comar ha registrado un alza de 222% en las solicitudes de refugio de migrantes, en comparación con las que se presentaron en el mismo periodo del 2020 (24,084).

Mientras que si se coteja con los ocho primeros meses del 2019 (48,447 casos) el aumento es de 60 por ciento.

Según datos de la Comar, de las solicitudes de refugio presentadas en ocho meses del 2021 (77,559), hasta el 31 de agosto pasado habían sido resueltas 23,123, es decir, 29.8% del total de procesos.

Del total de las solicitudes resueltas, 5,390 (23%) se han rechazado; en las otras 17,733 solicitudes se ha otorgado refugio o al menos medidas de protección complementaria en favor del migrante que solicita.

Casos resueltos

Por nacionalidad este 2021, son los migrantes hondureños quienes registran el mayor número de casos de reconocimiento como refugiados con 9,335 (84%) de 11,054 resueltos.

Le siguen los venezolanos con 2,165 (97%) casos en los que se otorgó refugio de un total de 2,236 casos resueltos.

Y en tercer lugar están los salvadoreños con 1,923 (87%) casos en los que se otorgó refugio de 2,216 peticiones resueltas.

En contraparte, destaca el caso de las personas originarias de Haití como los de menos peticiones de refugio avaladas

Según los datos de la Comar, de enero a agosto pasado, se han resuelto 2,616 solicitudes de refugio de haitianos, de las cuales sólo 813 (31%) han sido positivas.

En total, de las más de 77,000 solicitudes de refugio presentadas en los primeros ocho meses del 2021, hondureños (29,699); haitianos (18,883) y cubanos (7,375) son quienes más peticiones han hecho.

Procesos causan desesperación

Los largos procesos burocráticos, así como la falta de apoyos y opciones por parte de autoridades, ha provocado que la crisis migratoria que ya se vivía desde inicios del año en las fronteras de México se agudice, indicaron activistas.

Nicolás Fuentes, integrante de la Casa del Migrante de Saltillo, describió que debido a que en días recientes la localidad se vio rebasada por la llegada de miles de migrantes, principalmente haitianos, fue la sociedad civil la que ha tenido que responder de manera urgente para alimentar y brindar apoyo a esta población en movimiento.

Fuentes añadió que en días recientes han sido testigos de cómo personas de Haití, que quisieron apegarse al sistema de refugio en México, debieron viajar a lo largo del territorio nacional debido a que en Tapachula, Chiapas, se le cerraron las oportunidades, ya que sus procesos de solicitudes podrían resolverse hasta el 2022.

A su vez, al llegar al norte del país, dijo el activista, muchas de las personas que pasaron días en campamentos del lado mexicano, no conocían sus derechos de refugio en México o por lo vivido en Chiapas consideraron que no podrían ejercerlo, dejando al descubierto que no existe un canal de información para que se pudieran sujetar al proceso, ni en México ni en Estados Unidos.

Saturación en el sur

En el sur del país se viven las devoluciones masivas de migrantes a localidades de Chiapas y Tabasco, así como devoluciones exprés desde Villahermosa hasta Guatemala.

“Realmente no se tiene la capacidad de recibir tantas personas, es una crisis humanitaria porque no hay la infraestructura para albergar y responder a las necesidades inmediatas de esta población. Y más en el fondo no hay ninguna revisión de las necesidades de protección de esta población”, dijo Daniel Berlín de Asylum Access México.

El activista añadió que la realidad es que del lado del sur del país están las comunidades más necesitadas de México, por lo que no existen los recursos suficientes para que los migrantes esperen sus procesos migratorios en ese lado del país.

“No hay suficientes recursos para que ellos vivan solo de la caridad, deben tener un sistema donde puedan trabajar y reconstruir sus vidas, pero las oportunidades no existen en el sur de México y bajo la ley actual no pueden irse a otros estados”, indicó.

Abrirá gobierno caribeño oficinas en dichos estados

Reactivan “retorno asistido” a Haití desde Tabasco y Chiapas

Autoridades mexicanas y haitianas acordaron reactivar los vuelos de retorno asistido de la población migrante de Haití que se encuentra en Tapachula y Villahermosa.

A través de un comunicado, el Instituto Nacional de Migración (INM), la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), así como de la Embajada de Haití en México informaron que se acordó la reactivación de los vuelos de retorno asistido a partir de esta semana y para quienes voluntariamente deseen regresar a su país.

Las instituciones indicaron que también hubo un acuerdo para la apertura de oficinas consulares en Chiapas y Tabasco, donde un gran número de migrantes ha sido devueltos o se mantienen en espera de resolver sus solicitudes de asilo en México.  

Lo anterior forma parte de los compromisos establecidos durante la instalación de la mesa de diálogo permanente, el pasado 21 de septiembre en las oficinas del INM en la Ciudad de México, derivadas de la movilización de caravanas de personas de origen haitiano que se encuentran en diferentes entidades del territorio nacional y buscan llegar a Estados Unidos para solicitar asilo humanitario.

Se indicó que, durante el jueves y viernes pasado, autoridades de SRE, INM y Embajada de Haití, visitaron instalaciones migratorias en el sureste, donde conversaron con haitianos sobre sus condiciones de estancia en el país. De enero a julio pasado, el INM reportó la repatriación de 84 haitianos.

maritza.perez@eleconomista.mx