Porque en México son asesinadas diariamente 20 mujeres, la Red Nosotras Tenemos Otros Datos solicitó de manera formal al gobierno federal emitir la declaratoria de alerta de violencia de género contra las mujeres en el territorio nacional.

Desde la Cámara de Senadores, la feminista Patricia Olamendi afirmó que miente Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad Pública, cuando dice que han disminuido los feminicidios ya que lo que ha disminuido es la clasificación de asesinatos de mujeres como feminicidio.

“Hasta el día de hoy y en lo que va desde 2020 y 2021, que son los datos que hemos recopilado y que hemos llamado emergencia nacional por el aumento exacerbado en la violencia contra las mujeres, pasamos del 2018, de tener 9 mujeres asesinadas, al 2021 de tener 20 mujeres asesinadas al día. Estos datos se desprenden de la misma información del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública’’.

La conferencia de prensa en que un grupo de activistas de distintas organizaciones en defensa de las mujeres anunciaron la solicitud presentada a Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, fue auspiciada por la senadora Kenia López (PAN), presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la cámara alta.

A decir de Olamendi, sólo 701 asesinatos son clasificados como feminicidio, de un total de 5,247 registrados hasta septiembre pasado, y el resto como homicidios dolosos y culposos.

“174 mujeres son lesionadas brutalmente por herida de arma de fuego, por heridas punzocortantes, por traumatismos y lesiones. Ninguno de estos casos ha obtenido justicia. 605 mujeres denuncian diariamente la violencia de la que son objeto al interior de los hogares. El año pasado fueron 220 mil denuncias. Todas quedaron en la impunidad. 45 mujeres son violadas y niñas diariamente. La violación es el delito que más ha crecido, si entendemos que sólo dos de 100 mujeres violadas sexualmente denuncian’’, relató.

Y lamentó que, frente a tal "panorama, lo único que encontramos las mujeres como respuesta del Estado es omisión, es negligencia y es impunidad’’.

rolando.ramos@eleconomista.mx