Como lo anticipó durante su campaña, Andrés Manuel López Obrador dedicó el día de hoy, un día después de ganar las elecciones presidenciales de 2018, a curar la desvelada por el festejo del domingo.

“Desde Texcoco pido formalmente y respetuosamente una audiencia al presidente (Enrique) Peña para que me reciba el día 3 de julio. El día 2 no, porque vamos a estar desvelados. El día 3 porque le quiero tratar, entre otros asuntos, el tema del aeropuerto”, dijo durante un mitin de campaña el 17 de junio.

Este lunes 2 de julio, López Obrador estuvo en su casa de Tlalpan, acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez y su hijo menor, Jesús, y también recibió la visita de su hijo Gonzalo.

Por la mañana, López Obrador ofreció entrevistas a televisoras. En una de ellas, el candidato ganador reiteró que habrá una transición ordenada, sin sobresaltos a partir del 1 de diciembre, cuando tomará posesión en sesión solmene ante el Congreso:

“Tengo ideales, tengo principios. No lucho por cargos. No es una lucha del poder por el poder, no es la ambición por el dinero, no es la parafernalia del poder. Estoy consciente de mi responsabilidad histórica y el poder se convierte en virtud, cuando se pone al servicio de los demás.

“Estoy muy anclado y no me voy a marear; voy a estar con los pies en la tierra y voy a actuar con humildad a pesar de que tengamos mayoría en el Congreso. No vamos a llevar a cabo una acción en contra del pueblo; voy a ser respetuoso de la soberanía de los estados y municipios y nos vamos a entender sin autoritarismo”, dijo López Obrador en una entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola, de Noticieros Televisa.

El político tabasqueño dedicó una gran parte de la mañana de este lunes, a recibir llamadas de mandatarios y ex presidentes de países del orbe.

Sobresalió la llamada telefónica que le hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien dijo haber conversado respetuosamente durante espacio de media hora en temas de migración, comercio y generación de empleos.

Para su comunicación, López Obrador estuvo asistido por un intérprete. “Una traductora profesional, como suele hacerse en estos casos. Hubo una traductora de nuestra parte, y también una mujer traductora del presidente Trump”, reveló Héctor Vasconcelos, quien será el canciller del gabinete lopezobradorista.

La oficina de prensa del candidato ganador de las elecciones presidenciales del domingo, informó que Obrador también conversó y recibió felicitaciones de los presidentes de Costa Rica, Carlos Alvarado; de Francia, Emmanuel Macron; de Guatemala, Jimmy Morales; de Argentina, Mauricio Macri; de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; de Chile, Sebastián Piñera, así como del Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, entre otros.

Durante el día, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia también recibió en su casa a Marcelo Ebrard y Héctor Vasconcelos, a quienes nombró el domingo como encargados de la transición en materia de relaciones exteriores.  

Se sabe que Andrés Manuel López Obrador dedicó una parte de su día a preparar el encuentro que sostendrá este martes 3 de julio con el presidente Enrique Peña Nieto, en Palacio Nacional.

Según sus manifestaciones públicas, Obrador abordará con el Primer Mandatario el tema de la renegociación del TLC; los avances de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), así como el tema de los contratos de la reforma energética, entre otros.

jmonroy@eleconomista.com.mx