“Hay quienes desde su visión popular hablan de polarización, pero la verdadera polarización que tanto daño le ha hecho al país y que se está atendiendo es la que existe entre los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen poco”, afirmó Javier May Rodríguez.

Al comparecer ante el pleno de la Cámara de Senadores para analizar el Tercer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Bienestar enfrentó fuertes críticas de la oposición a la política social actual.

“‘Primero los pobres’ no es una simple frase o un slogan publicitario, es un principio que da sentido a la actuación del gobierno y que sienta nuevas bases para el desarrollo del país”, respondió el funcionario.

Y es que, en su turno, el senador jalisciense Clemente Castañeda había reprochado que lo que parecía ser un eje programático rector del proyecto político lopezobradorista, sintetizado en la frase “primero los pobres”, se está convirtiendo en un slogan publicitario, muy lejano a ser un compromiso cumplido o al menos en vías de cumplimiento.

“Todos los indicadores y todas las mediciones serias de pobreza reflejan un incremento de la misma y de la desigualdad”, sintetizó.

Antes, el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza dijo que de acuerdo con el Coneval entre 2018 y 2020 aumentaron en México 3.4 millones de personas en pobreza y 2.1 millones en extrema pobreza.

Respecto del tema de pobreza, el funcionario respondió tener “otros datos”.

Y leyó la nota técnica del Coneval sobre ingreso: “Gracias a la transferencia de programas sociales la pobreza se contuvo en alrededor de 2.5 millones de personas y la pobreza extrema en dos millones”.

Además de que “4.6 millones de personas más pudieron adquirir una canasta básica por los apoyos gubernamentales”.

Uso de programas

El titular de Bienestar sostuvo que durante mucho tiempo la atención a los pobres se convirtió en un negocio a costa de la necesidad de la gente.

Refirió que la Cruzada Nacional Contra el Hambre, programa instrumentado el sexenio pasado, resultó un “fraude” ya que la Auditoría Superior de la Federación señaló que esa estrategia “atendió prácticamente a cero beneficiarios, pero se gastó más de 8,000 millones de pesos de manera indebida”.

Durante los pasados comicios, se jactó, no se presentó una sola denuncia en contra de la Secretaría de Bienestar por uso de programas sociales con fines electorales a la vez que invitó a presentar denuncias si se tiene conocimiento de actos de corrupción. “No se queden con la indignación ni se limiten a acudir a los medios, formalicen su denuncia para que proceda”, dijo.

rolando.ramos@eleconomista.mx