El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que al menos 2.2 millones de adolescentes de entre 12 y 17 años no asistían a la escuela, con cifras al año 2015.

De acuerdo con información proporcionada por el Inegi con motivo del Día Mundial de la Población, a celebrarse este 11 de julio, el Módulo de Trabajo Infantil 2017 refiere que las principales razones por las que menores de 12 a 14 años abandonan la escuela es por falta de interés, aptitud o requisitos para ingresar a la escuela (48.3%) y por falta de recursos económicos (14.2 por ciento).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) refirió que dos de cada 100 niños de seis a 11 años en México no asistían a la escuela.

Chiapas es la entidad con el mayor porcentaje de inasistencia en este grupo, con 4.2%; le sigue Campeche con 2.7%; así como Michoacán y Colima con 2.6 por ciento.

Con relación a los hombres de 15 a 17 años, la segunda causa de abandono escolar es el trabajo con 21.5%, en contraste con las mujeres, quienes refieren como la principal causa el embarazo, matrimonio y motivos familiares, con 18.1 por ciento.

“Tanto para hombres como para mujeres de 15 a 17 años, la falta de recursos económicos está presente entre las tres principales causas de abandono escolar”, destacó el organismo autónomo.

En este sentido, puntualizó que la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016 refleja que trimestralmente se gastan 4,435 pesos en educación en hogares con al menos una persona de entre seis y 17 años.

Inegi indicó que un factor del abandono escolar es el acceso al centro escolar según la ubicación geográfica, por lo que de acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015, 2.7% de la población de seis a 11 años que asiste a la escuela en el mismo estado, tiene que trasladarse a otro municipio para realizar sus estudios.

La variable se incrementa cuando el sector poblacional es de los 12 a 14 años y de 15 a 17, ya que en el primer caso asciende a 4.3 y 11.6% para el segundo, destacando en éste que 4.1% tarda más de una hora, y en algunos casos hasta dos, para poder llegar a sus escuelas, de acuerdo con el Inegi.