El subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Maximiliano Reyes Zúñiga, aseveró que tras el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur de México los grupos criminales dedicados al tráfico de personas han reaccionado de manera violenta.

“Al estar presionando el tráfico de personas, los traficantes, los delincuentes, están reaccionando violentamente. Sin embargo, el número de fallecidos hasta este momento es grave, evidentemente, pero no es un número escandaloso, dado el tamaño del operativo y el reto que estamos enfrentando”, dijo el subsecretario.

No obstante, el funcionario de la cancillería, durante su comparecencia ante las comisiones unidas de Asuntos Migratorios, Frontera Norte y Frontera Sur de la Cámara Baja, omitió precisar el número de personas fallecidas a causa del combate a las bandas dedicadas al tráfico de migrantes.

Ante los cuestionamientos de diputados, Reyes Zúñiga precisó que los elementos de la Guardia Nacional desplegados en la frontera sur de México cumplen dos funciones principalmente: combatir el tráfico de personas y colaborar con el Instituto Nacional de Migración.

El subsecretario informó, por otra parte, que hay hasta la fecha 20,839 personas de 11 nacionalidades que esperan en México la respuesta a su solicitud de asilo en Estados Unidos. Sobre ellos, detalló que alrededor de 50% se encuentra en Baja California.

“Son personas que no quieren retornar a sus países de origen. Evidentemente, si no quieren retornar México no puede obligarlos a que retornen(...) Además, y esa es una diferencia con el tercer país seguro, México no está en la obligación de retornarlos”, afirmó.

Asimismo, el funcionario de la cancillería reconoció que hay deficiencias en la atención a los migrantes, debido al inusual incremento de los flujos migratorios, en especial de niños y niñas, añadió.

“Ni Estados Unidos, ni México ni Guatemala tenían capacidad institucional para este fenómeno. Tradicionalmente, los que migraban eran los hombres de 16 a 24 años, es decir, en la mejor etapa física de producción. Después empezaron a llegar familias.

“Una modificación en la ley de Estados Unidos, en la ley de asilo de Estados Unidos, facilitaba la obtención de asilo si esas familias, si esos hombres o esas mujeres iban acompañados de niños. Hizo que a partir de enero de este año, o sea hace cinco meses, se empezara a presentar el fenómeno de los niños migrantes acompañados o no acompañados como un mecanismo para obtener asilo en Estados Unidos”, expuso.

Señalan baja en deportaciones

Alrededor de 1,800 mexicanos están siendo juzgados en Estados Unidos, y son quienes podrían ser sujetos de deportación, anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, el mandatario aseguró que a raíz del acuerdo migratorio que logró con EU se redujeron en 30% las deportaciones desde el vecino país del norte.

Ante las posibles redadas contra migrantes en Estados Unidos, López Obrador afirmó que la SRE le informó que tiene listo un plan emergente para atender los eventuales casos de mexicanos que sean detenidos y deportados.

“Hay una disminución del número de deportados o detenidos en Estados Unidos, del orden de 30% con relación a lo que sucedía antes del acuerdo. De modo que son buenos los resultados”, aseguró.

En Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo federal refirió que la cancillería también le informó que 1,200 personas de países centroamericanos ya se encuentran trabajando en México.

Por otra parte, el Senado de la República no autorizará que México se convierta en un tercer país seguro, ni de facto ni de hecho, refirió Ricardo Monreal Ávila.

“Nos pronunciamos porque México mantenga su política de asilo y de refugio, como marca la tradición de la política exterior, pero también la Constitución”, expresó el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta.