Ciudad de México.- La Procuraduría General de la República (PGR) admitió la noche de este viernes que el joven que presentó en la víspera con gran revuelo como un presunto hijo del poderoso capo de la droga Joaquín El Chapo Guzmán en realidad es otra persona.

La PGR dijo en un comunicado que el detenido es Félix Beltrán León, de 23 años, y no Jesús Alfredo El Gordo Guzmán Salazar, quien es buscado por las autoridades de Estados Unidos por tráfico de cocaína.

Beltrán fue arrestado el jueves junto con otro joven de 19 años en un operativo de la Marina a las afueras de la ciudad de Guadalajara en el que además se encontraron rifles de asalto, pistolas, granadas y 160,000 dólares en efectivo.

Ambos detenidos fueron trasladados el jueves por la tarde a la Ciudad de México y presentados ante los medios de comunicación, y a Beltrán León se lo señaló como hijo de El Chapo Guzmán.

Pese al revés por el error de identidad, la PGR dijo que los detenidos seguirán bajo arresto por los presuntos delitos de delincuencia organizada, posesión de armas de uso exclusivo del Ejército, y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

ERROR DE IDENTIDAD

El viernes al mediodía, la abogada y la madre de Beltrán ofrecieron una rueda de prensa para aclarar que el joven se dedica a la venta autos y que no tiene parentesco con Guzmán.

Existe una confusión total de personas , dijo Verónica Guerrero, abogada de Beltrán.

Periódicos locales y el corresponsal en Washington de la cadena Televisa reportaron que según fuentes en la agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) Beltrán sería un secuaz del hijo de El Chapo .

La abogada de Beltrán no quiso hacer comentarios sobre las armas e insistió en la inocencia de su cliente.

El jueves, ante la noticia de la presunta captura de El Gordo Guzmán, la DEA elogió al gobierno del presidente Felipe Calderón, quien desde finales del 2006 lanzó una campaña militar contra los cárteles de la droga.

A pesar de logros importantes, como la captura y abatimiento de varios capos y la confiscación de cifras récord de drogas y dinero, la violencia de los cárteles en México no ha disminuido, cobrando la vida de 55,000 personas en casi seis años.

El Chapo Guzmán, el hombre más buscado del país y cabecilla del poderoso cártel de Sinaloa, tiene docenas de acusaciones por narcotráfico en varios tribunales de Estados Unidos, y existe una recompensa de 5 millones de dólares por su captura.

En enero del 2001, El Chapo Guzmán se fugó de una cárcel de máxima seguridad del país, oculto en un carrito de lavandería, y desde entonces ha logrado evadir a las autoridades.