Con el fin de blindar el gasto público dedicado a atender la salud de los mexicanos y que no continúen los recortes presupuestarios como ha sucedido en los últimos años, la organización Red de Acceso que integra a varias asociaciones de pacientes presentará este martes 18 en el Congreso una iniciativa de reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, así como a la Ley General de Salud.

Respaldados por la diputada panista Teresa Lizárraga, la iniciativa ciudadana será ingresada en la Cámara de Diputados buscando reformar el artículo 58 de la ley presupuestaria a fin de garantizar que los recursos para la salud de los mexicanos no se reduzcan en términos reales, es decir que si llega haber decrementos nunca sean mayores a la inflación.

Por el contrario, de ser aprobada dicha iniciativa, la obligación será que los recursos a la atención médica tendrán que incrementarse cada año por lo menos en la misma proporción que crezca la economía, es decir en la misma dimensión que el Producto Interno Bruto (PIB).

Asimismo, conforme información adelantada por Red de Acceso a El Economista, dicha iniciativa plantea adicionar el artículo 19 bis a la Ley General de Salud con el mismo objetivo de blindar los recursos entregados a hospitales para la adecuada atención a pacientes.

A lo largo del presente sexenio ha habido una tendencia a la baja en el monto del presupuesto público destinado a la salud pública. Sólo en los últimos tres años los recortes presupuestales en ese rubro vital han sumado 30,000 millones de pesos.

Conforme datos de la Red de Acceso, un grupo de ciudadanos organizados que trabaja para promover y hacer valer el derecho a la salud, las reducciones del presupuesto destinado a la atención médica en los últimos años se han concretado mediante recortes expresos al Presupuesto de Egresos de la Federación aprobados por la Cámara de Diputados, pero también a través de decisiones discrecionales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Mencionan que del 2015 a la fecha se ha reducido el presupuesto de 24 hospitales de primero, segundo y tercer nivel. Entre los más afectados están el Instituto de Cancerología (INCAN), el Hospital General Dr. Manuel Gea González , el Hospital Regional de Alta Especialidad Ixtapaluca y el Instituto Nacional de Nutrición (NN). De igual manera se ha impactado negativamente el programa de Seguro Médico Siglo XXI para niños de entre 0 y 5 años de edad. Al presupuesto del Seguro Popular le recortaron en 3 años 6,500 millones de pesos, a pesar de ser uno de los programas prioritarios contra la pobreza y marginación de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

erp