Domingo por la mañana, soleado, las personas caminan sobre el callejón Vicente Suárez. Algunas compran verdura, pollo, fruta; otros simplemente caminan para salir, ya sea a la plaza donde se encuentra la Parroquia de San Gregorio o bien, hacia la avenida Chapultepec. El camino se hace más angosto, los vendedores acaparan el espacio del callejón que se ve inaccesible por algunos baches, en reparación tras el sismo del 19 de septiembre del año pasado.

Es San Gregorio Atlapulco, uno de los 14 pueblos de la delegación Xochimilco, al sur de la Ciudad de México que resultó con graves afectaciones en el sismo. En las calles, tanto automovilistas como peatones tienen que esquivar hundimientos, materiales de construcción e incluso, algunos escombros y cascajos que aún no se retiran de la zona. Los pobladores han aprendido a lidiar con estos problemas pese a que ya existe un programa de reconstrucción por parte de los tres niveles de gobierno. Los vecinos coinciden en algo: la atención y el apoyo han sido ineficaces e insuficientes.

Han pasado ya casi 10 meses del desastre, los locatarios del mercado de San Gregorio improvisaron sus puestos a los alrededores para evitar pérdidas, son contados los locales que permanecen en pie, entre ellos está la tienda de don Heriberto, habitante de la zona desde hace casi 40 años. Dice que la atención y trato que han recibido por parte de las autoridades desde antes del sismo —y específicamente de la delegación— le han dado motivos suficientes para determinar su voto en estas elecciones.

Actualmente la demarcación es gobernada por Avelino Méndez, de Morena.

“Avelino vino hasta después de que pasó todo, y vino nada más a la foto. Por eso lo corrieron, era tanto el coraje de la gente que nadie lo quiere ver aquí. Cuando vinieron por parte de la delegación a hablar con vecinos y locatarios no sabían qué plan tenían. Había mucha desorganización desde antes. Nunca supo mover la delegación. Todo eso es suficiente para que no vote por ellos”, dice don Heriberto.

El panorama es extraño. Hay más mantas de propaganda política que viviendas o vialidades reparadas. Morena, el Frente por la CDMX, Partido Humanista e incluso el candidato independiente por la delegación tienen espacio en postes y algunos muros de las calles de la zona mientras que la maquinaria pesada se encuentra detenida en la avenida Chapultepec esperando a que se reanuden actividades para seguir con la reconstrucción.

Ernesto sube y baja las banquetas mientras torea a los mototaxis y automóviles. Costales con arena y grava impiden que los peatones puedan caminar libremente. Va a votar, su casilla se ubica en el módulo de Coordinación Territorial de San Gregorio. Tuvo suerte, hay pocas personas en la fila. Su esposa realizó su sufragio, por la mañana.

“Me ganó mi esposa, ya no pude venir con ella temprano (...) Ahorita, la verdad, ni sé por quién votar. Todos son lo mismo, anduvieron aquí repartiendo propaganda, creo que para apoyar al PRI, otros se aprovechan y mira cómo está todo aquí. Lo que necesitan es que les armemos un desmadre para que se muevan. Eso sí, ni por el PRI ni por Morena voy a votar”.