El aumento del consumo de estupefacientes, violencia y homicidios, resultado de la Iniciativa Mérida, justifican la sustitución del plan establecido con Estados Unidos en materia de seguridad, afirmó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón.

De cara al diálogo de alto nivel de seguridad, a realizarse el próximo 8 de octubre, el canciller informó durante su comparecencia ante el Pleno de la Cámara de Senadores, que la prioridad del país es reducir la violencia que se vive.

"Se ha planteado reorganizar la cooperación en materia de seguridad fundándonos en algo muy sencillo y relevante.

¿Cuál es la prioridad de México? Reducir la violencia. Nuestra prioridad es esa: reducir los homicidios, la violencia", afirmó.

Para eso se necesita, en primer lugar, amplió, que la cooperación con Estados Unidos se funde y tome como punto decisivo esa prioridad, “porque no era así".

“Segundo, que se haga un esfuerzo entre ambos países para decidir, analizar, trabajar en torno al aumento de por qué está aumentado el consumo de estupefacientes, qué podemos hacer.

"Tercero, ¿qué no la pobreza, las desigualdades, la falta de oportunidades aceleran la  violencia, provocan conflicto? Sí. Bueno, entonces, por qué no lo trabajamos. Por qué no pensamos en inversiones para el sur de México".

Ebrard Casaubón recordó que a la fecha Estados Unidos no ha aportado los recursos económicos necesarios para afrontar el tema.

"Se habían ofrecido algunos miles de millones, pero no los hemos visto en su totalidad. Podría ser mucho mejor".

rolando.ramos@eleconomista.mx

kg