Al tomar protesta como candidato de Morena a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador prometió que en caso de ganar las elecciones del 1 de julio, cumplirá todas sus propuestas de campaña; “no habrá decepción”, dijo. Luego, afirmó que en caso de ser electo Presidente, actuará “con terquedad” y “rayando en la locura” para lograr el desarrollo social y económico de México, devolver la seguridad al país y combatir la corrupción.   

En un hotel del Centro Histórico de la Ciudad de México, el presidente del Consejo Nacional de Morena, Horacio Duarte, tomó protesta a López Obrador como candidato presidencial. “Sí protesto”, respondió el ya tres veces candidato presidencial.

Luego, en su discurso ante cientos de consejero nacionales de Morena, López Obrador, expuso 56 compromisos básicos, entre ellos, no permitir en el gobierno el amiguísimo, el influyentismo, ni el nepotismo; bajar a la mitad los sueldos de los altos funcionarios públicos, y que éstos no viajen en aviones ni helicópteros privados; desaparecer el CIsen; castigar la violación a derechos humanos; reactivar el campo; no aumentar impuestos y detener los “gasolinazos”.

También garantizar educación y empleo para que no haya “ninis”; construir el tren turístico de la zona maya Cancún-Tulum-Calakmul-Palenque; y dar acceso a internet gratuito en carreteras, centros de salud, escuelas y plazas públicas.

López Obrador, aseveró: “cumpliremos todos los compromisos, no habrá decepción. No le fallaremos al pueblo. No vamos a traicionar al pueblo de México. Estoy consciente de mi responsabilidad histórica, quiero ser recordado como un buen Presidente.

“Voy a escuchar a todas y a todos. Y voy a persuadir que por el bien de todos, primero los pobres. Soy terco, es de dominio público, necio, obcecado, perseverante, o como suelen llamarse a quienes defienden ideales, principios o alguna causa. Con esta misma convicción actuaré como Presidente de la República, con terquedad, con necedad, con perseverancia, rayando en la locura de manera obcecada, voy a acabar con la corrupción”, afirmó.   

Luego enfatizó: “con convicción, con perseverancia, con intransigencia, vamos a promover el desarrollo de México. Va a haber crecimiento, va a haber empleo, el mexicano va poder trabajar en donde están sus familiares, donde están sus tradiciones, sus costumbres”.

El político tabasqueño afirmó que en su eventual gobierno, habrá libertad de prensa, y se protegerá, dijo, a los que trabajan en medios de comunicación. “Se va a respetar el derecho a disentir y el régimen de concesiones actual de radio y televisión será respetado. No se va a alterar. No va a haber censura”, aseveró.

En el tema de la seguridad, reiteró que restituirá la Secretaria de Seguridad Pública Federal, y destacó que asumiría el mando de la seguridad en el país. Reiteró que creará una guardia nacional integrada por militares y policías, y que se reuniría todos los días con la Secretaría de Gobernación, para recibir todos los días el parte de los delitos cometidos en las últimas 24, a fin de tomar medidas específicas.

“Vamos a hacer todo lo que sea necesario para conseguir la paz y la tranquilidad en nuestro país. Todo es todo”, aseveró. López Obrador dijo que “no podemos acostumbrarnos al horror que se cometan 70 homicidios diarios”, por lo que reiteró su propuesta de dar amnistía –previa consulta a las víctimas- a infractores que hayan cometido delitos.

“El único propósito es explorar todas las posibilidades para garantizar la seguridad del pueblo, me comprometo a darle paz y tranquilidad a los mexicanos”, refirió.

Refirió que en su gobierno no habrá discriminación. “Respeto absoluto a la diversidad sexual, de pensamiento y de creencias, nunca se tomarán decisiones que afecten las tradiciones, las culturas y las religiones del pueblo”, destacó.

En el tema de la relación con el gobierno de Estados Unidos que encabeza Donald Trump, López Obrador afirmó que, “no aceptamos la construcción de un muro en la frontera norte, lo consideramos innecesario, no resuelve los problemas”. Dijo que tiene que haber una relación de cooperación para el desarrollo entre ambos países, y advirtió que de no convencer al gobierno estadounidense, “en caso de que se insista en la construcción del muro, que consideramos violatorios de los derechos humanos, vamos a acudir a la Organización de las Naciones Unidas para defender los derechos de los mexicanos”.

Al término del evento, Andrés Manuel López Obrador evitó hacer comentarios a la prensa. Este lunes 19 de febrero se registrará como candidato del PT y el martes ante el partido Encuentro Social a la Presidencia de la República.

jmonroy@eleconomista.com.mx