El Grupo de trabajo de la ONU que está en México para observar temas de derechos humanos y empresas alertará que el gobierno de nuestro país carece de un plan de impacto social de la reforma energética, en el que se alerte a la población de sus efectos colaterales, por ejemplo, la contaminación y el desplazamiento de personas.

Los integrantes de este grupo de trabajo, Dante Pesce y Pavel Sulyanziga, quienes visitan México desde el pasado 29 de agosto, se reunieron con legisladores de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, donde adelantaron parte de sus observaciones en materia de derechos humanos y empresas.

Entrevistado por El Economista, Dante Pesce dijo que una de las áreas grises de la reforma energética es que carece de un plan de impacto social.

Se trata de mirar cuáles son los impactos negativos que va a tener la población, y tomar medidas que los eviten de manera proactiva y transparente. Y esa parte no está todavía bien socializada , afirmó.

Precisó que el gobierno mexicano debe alertar a la población sobre los riesgos que le causaría la ejecución de los proyectos de la reforma, y a los empresarios sobre cómo prevenir y en su caso mitigar esos riesgos.

Las personas se pueden contaminar; las personas se pueden desplazar; pueden quedar bajo agua sus pueblos; puede atraer delincuencia; cambian las condiciones de la vida tradicional de las personas. Hay muchos impactos posibles, afectaciones, y éstas hay que tenerlas claras, de manera que se puedan evitar al máximo , alertó.

Entonces, antes de contarle a las personas cómo se van a beneficiar (de la reforma), hay que entender cómo les podría llegar a perjudicar, y qué medidas concretas está tomando (el gobierno) para que ese posible perjuicio no exista , añadió.

Afirmó que se trata de que las empresas puedan ser más competitivas, porque permite anticipar de mejor medida las contingencias y permite que los proyectos impulsados por el gobierno tengan mayor viabilidad de éxito, pero también implica que potencialmente hay proyectos que producto de sus afectaciones no debieran hacerse .

Dante Pesce aclaró que sus observaciones no son para criticar la reforma energética, sino para mejorar sus oportunidades.

La reforma energética tiene grandes oportunidades para propiciar el crecimiento, el desarrollo y la atracción de inversiones. El punto que hemos observado es que los resguardos, respecto de resguardos ambientales y sociales, no están suficientemente consolidados. Nada más que hacemos ver la oportunidad del aspecto social, que históricamente México ha ido, hasta cierto punto, dejado en un lugar secundario, se da en el marco de la reforma como una gran oportunidad .

En su exposición ante diputados, Dante Pesce reveló que el gobierno federal tiene a dos funcionarios para realizar el trabajo de impacto social en todo el país, lo que prácticamente es imposible realizar por sólo dos personas.

Por su parte, Pavel Sulyanziga celebró que el gobierno de México haya aceptado la visita del grupo de trabajo de la ONU, al considerar que eso revela que está abierto al diálogo.

[email protected]