El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que a dos años de su gobierno “hemos avanzado en la solución al grave problema de la inseguridad y la violencia”. Sin embargo, reconoció que el homicidio, feminicidio y extorsión, son delitos al alza.

En el patio central de Palacio Nacional, con motivo de dos años del inicio de su gobierno y acompañado por no más de 50 invitados especiales, López Obrador dijo que “hemos avanzado en la solución al grave problema de la inseguridad y la violencia que nos dejaron gobiernos anteriores”.

Aseguró que su gobierno ha dado prioridad a atender las causas que originan la violencia y la inseguridad. “En mi gobierno la autoridad no se asocia con la delincuencia. No hay impunidad para nadie, y aunque todavía falta mucho para pacificar al país sostenemos con hechos que se revirtió la tendencia al alza en la mayoría de los delitos que se cometían”.

Afirmó que según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), “el año pasado hubo menos homicidios que el 2018 (…) y en los 11 meses de este año (2020), en comparación con el mismo periodo del 2018, los delitos del fuero federal se han reducido en 30% y en general de 11 delitos de alto impacto del fuero común, ocho han presentado una disminución considerable”.

Indicó que según los datos con los que cuenta, el robo a casa habitación se ha reducido 23%; el robo a transeúnte en 30%; robo en transporte público en 42%; robo en transporte individual 8%; robo de vehículo 35%; robo a transporte 26%; robo a negocio 15% y el secuestro 29 por ciento.

“Las únicas excepciones han sido el homicidio doloso, el feminicidio y la extorsión que han aumentado en 3.8%; 8.9% y 21%, respectivamente”, admitió.

Se respetan los derechos humanos de organizaciones delictivas

El presidente López Obrador dijo que en su gobierno los integrantes de las fuerzas federales respetan los derechos humanos de los integrantes de las organizaciones delictivas.

“En el combate a las organizaciones delictivas se respetan los derechos humanos, las fuerzas federales no cometen masacres ni se remata a los heridos”, sostuvo.

Argumentó que en 2011 y 2012, “en plena guerra contra el narcotráfico, en enfrentamientos con militares y marinos, hubo 1,750 civiles heridos y detenidos, pero 2,459 fallecidos en esos enfrentamientos, es decir, un índice de letalidad de 709 personas que perdieron la vida”.

Sostuvo que en los dos años de su gobierno, 631 personas han sido heridas o detenidas en operativos federales, y 507 han muerto, por lo que el índice de letalidad es de 124 fallecidos.

“Se demuestra así que nos mueve una convicción de justicia, no de exterminio, y que en el restablecimiento de la seguridad priorizamos el respeto a la vida”, afirmó.

Dijo que pese al caos y la gravedad que heredó en materia de seguridad, su gobierno avanza su estrategia de seguridad.  

Indicó que en la estrategia contra la inseguridad de su administración, el papel de la Guardia Nacional ha sido fundamental, ya que cuenta con 98,000 elementos desplegados en 176 coordinaciones regionales en los 32 estados del país, y el próximo año tendrán presencia en 266 coordinaciones en total con 150,000 elementos.