El exsenador del PAN, Jorge Luis Lavalle Maury, seguirá preso en el Reclusorio Norte de la CDMX por los delitos de cohecho, asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita, luego de que magistrados le negaron una suspensión para continuar en libertad el proceso.

A través de su defensa, Lavalle Maury impugnó ante un tribunal la vinculación a proceso que le dictó, el pasado 13 de abril, el juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio, Marco Antonio Fuerte Tapia, por dichos delitos.

El exlegislador argumentó que la prisión le está provocando una afectación mental, además de que sus hijos menores de edad resienten su ausencia.

Frente a ello, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito resolvió negarle una suspensión provisional, ya que determinó que se caería en el “absurdo” de que no se podría imponer prisión preventiva ninguna persona que tenga hijos menores de edad.

La imputación contra Lavalle es por una denuncia que presentó el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, quien señaló directamente a Lavalle y otros senadores y diputados del 2013, de recibir dinero a cambio de su voto en favor de la reforma energética que se aprobó ese año en el Congreso.