En su gira de campaña por Jalisco, el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES) dijo que el debate del pasado domingo, fue pensado para que, como ocurrió en Estados Unidos con Donald Trump y Hillary Clinton, sus adversarios pudieran encararlo para desestabilizarlo, pero no lo lograron, aseveró.

En su discurso este miércoles en Autlán, Jalisco, López Obrador afirmó que tras el debate del domingo, ya está a 25 puntos de ventaja de sus adversarios, por lo que no funcionó dijo ninguna de las estrategias para debilitarlo.

“Pensaron que me iban a trampear y no les funcionó. Pensaron en un debate igual con Donald Trump y Hilary Clinton. Me quiso hacer lo mismo el canallita (en referencia al candidato Ricardo Anaya), pero aquí la traigo. ¡Miren lo que me da la gente! También traigo a mi detente enemigo (mientras mostraba una imagen de Jesús). ¡Detente enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo”, arengó.

Ante sus simpatizantes, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia refirió que ya tiene más de 25 puntos de venta de sus adversarios, aunque les pidió no confiarse, pues dijo que está enfrentando a una “mafia” que se niega —reiteró— a dejar de tener el privilegio de mandar.

“Estamos arriba pero no nos confiemos. Estamos arriba, pero son una mafia, y no quieren dejar de tener el privilegio de mandar. Ya saben cómo se las gastan, cada vez que hay elecciones, empiezan a comprar votos”, comentó.

Asimismo, dijo a sus seguidores que son libres de cómo votar, pero de preferencia les pidió dar el “voto parejo” por todos los candidatos de su coalición. Argumentó de sus adversarios del PAN y PRD tiene una estrategia de apostarle a ganar espacios en el Congreso, para atrincherarse y no permitirle hacer cambios de gobierno. A cambio les prometió que “no va a haber divorcio, va a ser gobierno del pueblo y para el pueblo”.

En tanto, Andrés Manuel López Obrador reiteró su plan de dejar de comprar alimentos al extranjero, situación que ayer le criticó el candidato del PRI, José Antonio Meade, quien dijo que la autosuficiencia alimentaria empobrece al campo mexicano.  

“Resulta que ahora estamos comprando maíz en el extranjero; México es el país del mundo que más maíz compra en el extranjero: 14 millones de toneladas al año, y compramos el frijol, el arroz, la carne de res, la carne de cerdo, la madera y la gasolina, todo lo que podemos producir, pero ahí están los moches y no les ha importado la actividad productiva”, argumentó López Obrador.

En este mitin, el político tabasqueño insistió en que de ganar los comicios del 1 de julio, cancelará la reforma educativa; no vivirá en la Residencia Oficial de Los Pinos y eliminará la pensión a ex Presidentes de la República; y hará de México una potencia mundial.

Finalmente, López Obrador prometió hacer de México una potencia mundial, pues dijo que para ello se requieren tres cosas: un pueblo trabajador y recursos naturales que ya tiene México, además de un buen gobierno.

jmonroy@eleconomista.com.mx