“La autosuficiencia alimentaria de Andrés Manuel (López Obrador) genera insuficiencia e ineficiencia en el campo y aquí no lo vamos a permitir”, arengó José Antonio Meade Kuribreña.

“Aquí en Durango, aquí en La Laguna, le decimos que no a los mesías, le decimos que no a los que quieren decirle a los productores qué hacer; y le decimos que sí a los que vienen a escuchar y a aprender”, dijo el candidato del PRI, PVEM y Panal a la Presidencia de la República al presentar su estrategia con la que pretende hacer del campo mexicano “una potencia”.

Se refería el abanderado priista a la propuesta de su oponente de la coalición Juntos Haremos Historia, de producir en México todo lo que se consume.

La elección en curso, consideró, permitirá que los mexicanos decidan entre “riesgo y certidumbre”.

“Y en el campo no queremos riesgo, en las familias del campo queremos certidumbre, y el candidato de la certidumbre, ¡soy yo mero! El candidato de las familias del campo, el candidato que los conoce y que los apoya, el candidato al que conocen y al que le confían”.

Meade Kuribreña aseguró que habrá de ganar la elección del próximo 1 de julio para festejar, el día 2, que “México tendrá rumbo, destino y futuro”.

“¡Vamos a ganar esta elección! La vamos a ganar juntos. Nos vamos a plantar en la cancha, y después de 90 minutos de juego, el 2 de julio, México tendrá la certeza de un presidente que le va a dar confianza y que va a alejar el riesgo de las familias de Durango y de Coahuila”.

Desde la óptica del exsecretario de Hacienda y Crédito Público, los productores del campo saben “qué y... en dónde” y no quieren que “alguien venga a darles instrucciones”. “Quieren (a) alguien que venga y diga cómo ayudo, cómo trabajo”.

Al arranque de su mensaje, hizo pensar que estaba hablando de su desempeño en el segundo debate presidencial, pero no.

“El domingo fue un buen día, el domingo vimos estrategia, el domingo vimos enjundia, el domingo vimos ideas, el domingo vimos un buen planteamiento y por eso, ¡ganaron Los Santos Laguna!”