San Salvador.- En la antesala del encuentro bilateral entre el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, el canciller mexicano informó que el impulso del Plan Integral de Desarrollo para Centroamérica será uno de los temas a tratar. 

Como propuesta entre los gobiernos de México y El Salvador también se invitará al funcionario a participar en una conferencia internacional con simpatizantes de dicha iniciativa para hacer frente al fenómeno migratorio. 

"Vamos a invitar a Pompeo a participar en una conferencia internacional de donantes y simpatizantes con el Plan de Desarrollo Integral para los países del Triángulo Norte de Centroamérica y México, así como a 17 agencias internacionales de la ONU, la participación de Estados Unidos es muy importante", manifestó tras el inicio de la implementación del programa Sembrando Vida en el Salvador. 

Cuestionado sobre el resultado de acciones concretas para detener el flujo migratorio hacia Estados Unidos, Ebrard aseguró que del lado mexicano se ha cumplido por lo que preguntará a su contraparte si ha cumplido respecto a lo establecido tras la negociación para evitar la imposición de tarifas arancelarias. 

"Nosotros hemos hecho todos los compromisos en los que quedamos (...) incluyendo el respaldo del plan centroamericano y el inicio de acciones como en El Salvador. Nosotros hemos cumplido... Yo no veo problema", aseguró.

Además, enfatizó que si México destina 100 millones de dólares para el desarrollo de Centroamérica, Estados Unidos podría destinar 2,000 millones de dólares en proporción del tamaño de su economía. 

"Con eso ya no se tendría un problema de migración, lo que tendríamos sería un gran impulso al desarrollo humano de El Salvador, 2,000 millones de dólares es lo que yo cálculo por el tamaño de las dos economías para estar parejos", dijo. 

La reunión bilateral será el próximo domingo en la Ciudad de México, justo un día antes de que termine el plazo de 45 días de análisis pactado el pasado 7 de junio en Washington.