Madres de víctimas de feminicidio advirtieron que las autoridades envían un mensaje de que la violencia contra las mujeres es tolerada, lo que favorece que se cometa ese delito, al tiempo que denunciaron dificultades en las indagatorias.

Durante el conversatorio: “El derecho a la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas de la violencia feminicida”, organizado por Fundación para la Justicia, Amnistía Internacional, entre otras ONG’s,  los familiares, como Susana Cruz, lamentaron el desamparo al que se enfrentan durante los procesos de denuncia.

Susana Cruz relató que durante el reporte por la desaparición y posterior asesinato de su hija a manos de su exnovio, las autoridades ni siquiera pudieron orientarla para iniciar un procedimiento de desaparición.

En tanto, Araceli Osorio, madre de Lesvy Rivera, acusó que durante los casos de feminicidio existen beneficios para el agresor, aunado a que los servidores públicos cometen omisiones, negligencias y obstrucción a la justicia.

La fiscal de investigación de feminicidios de la CDMX, Sayuri Herrera, reconoció que madres de víctimas han asumido la tarea de investigar y aportar pruebas, y expuso que hay una cultura en la que las personas involucradas en los procesos de justicia se convencen realmente de que estos delitos son suicidios de mujeres.

maritza.perez@eleconomista.mx