La violencia contra las mujeres en México persiste aun con el aislamiento por la pandemia del Covid-19. Algunos indicadores incluso muestran incrementos durante este confinamiento, especialmente los relacionados con la violencia doméstica y las llamadas de auxilio.

Los organismos internacionales enfocados en los derechos de las mujeres y niñas han alertado sobre la necesidad de procurar la seguridad, integridad y los derechos de todas las mujeres durante esta emergencia sanitaria. Phumzile Mlambo-Ngcuka y Gabriela Ramos, directora ejecutiva de ONU Mujeres y directora de Gabinete de la OCDE y Sherpa G20 respectivamente acotaron que, aunque la pandemia surtirá efectos negativos en toda la población, a las mujeres les afectará mucho más.

Las desigualdades sociales son una problemática alrededor del mundo, en términos laborales, en el rol doméstico y de cuidados, y en acceso efectivo a derechos. Pero en México, la violencia no se limita a las disparidades económicas y sociales, también se tienen niveles altos de violencia directa contra la libertad, la sexualidad y la vida de las mujeres y niñas.

Desde enero y hasta marzo del 2020 se han registrado 76 víctimas de secuestro, 94 presuntas víctimas de trata, 244 presuntos feminicidios y 67,081 llamadas al 911 relacionadas con violencia contra mujeres o niñas, según el informe del SESNSP (Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública).

La alerta se potencializa por el confinamiento, expertas en estudios de género coinciden en que la violencia contra las mujeres es una problemática histórica que se agudiza por el impacto económico y social del aislamiento.

En marzo, cuando comenzó la contingencia sanitaria en México, las llamadas de emergencia relacionadas con violencia contra las mujeres incrementaron 20.4% en comparación con febrero. En términos absolutos, en el primer mes de aislamiento hubo 4,444 llamadas más que el mes previo.

El registro incluye todas las llamadas que estén relacionadas con la perpetración de un acto violento que genere daños físicos, emocionales o sexuales a las mujeres o niñas. En marzo hubo 26,171 en total. Esto implica que 844 mujeres pidieron auxilio por violencia cada día del mes.

Aunque el total de llamados de emergencia es preocupante, aún queda un vacío estadístico: las mujeres víctimas de violencia que no tienen la oportunidad de llamar. Ya sea por amenazas u opresión por parte del agresor o por falta de acceso a las telecomunicaciones o plataformas digitales de denuncia.

Durante el conversatorio virtual El enemigo en casa: Aumento de la violencia intrafamiliar durante la cuarentena, Anayeli Pérez Garrido, María Elena Morera y Marcela Eternod, especialistas en derechos de las mujeres coincidieron en que el tema de la violencia contra las mujeres va más allá de las llamadas de emergencia y de las denuncias por presuntos delitos. Porque "la cifra negra" de estas acciones es muy grande; la mayor parte de las víctimas no denuncia.

Aun con los huecos y las dificultades para tener cifras certeras sobre los delitos perpetrados contra las mujeres y niñas en México, se ha observado una tendencia creciente de los mismos en los años recientes. Y preocupa la aceleración de esta problemática durante la primera parte del confinamiento, que se decretó oficialmente el 30 de marzo y que se extendió, hasta el momento, al 30 de mayo.

En su informe especializado en el comportamiento de la violencia contra las mujeres y niñas en medio de la pandemia, el SESNSP resalta la importancia de conocer los focos rojos regionales en cada clasificación de la violencia contra las mujeres para priorizar políticas públicas sectoriales que contengan la problemática.

La mayor parte de los presuntos feminicidios se perpetraron en cinco entidades: el Estado de México, Veracruz, Puebla, Nuevo León y la Ciudad de México; concentraron la mitad del total registrados.

En cuanto al delito de trata de personas las entidades con mayor incidencia son la Ciudad de México, el Estado de México, Nuevo León, Sonora y Quintana Roo, con cerca del 52% del total de investigaciones.

En el caso de las llamadas de emergencia el quinteto de estados con mayor incidencia son el Estado de México, la Ciudad de México, Chihuahua, Jalisco y Puebla, concentrando casi el 60% del total de los llamados de auxilio.

Entre las emergencias más comunes relacionadas con la violencia de género se registraron: la violencia familiar, la violencia de pareja, la violencia contra la mujer, acoso y hostigamiento, abuso sexual y violación.

Las expertas en temas de género concluyeron que, a causa de la magnitud de la problemática y de la diversidad de condiciones de las víctimas, el recurso de las llamadas de emergencia al 911 y las denuncias en ministerios públicos son insuficientes. Por lo que para las víctimas resulta crucial mantener redes de apoyo, con amigas, familiares o vecinos que puedan auxiliarlas.

En cuanto a las estadísticas concluyeron que sí existe, una "cifra negra" muy grande y persisten las problemáticas para contabilizar los delitos perpetrados contra las mujeres dentro y fuera de los hogares especialmente durante una emergencia sanitaria.

Pese a ello, los despegues en los indicadores y las alertas de organizaciones e instituciones sí deben ser guía para intensificar los protocolos de seguridad, ampliar las líneas de acción y crear nuevos proyectos para garantizar la seguridad de las mujeres y niñas en México.

[email protected]