El consumo global de drogas está cambiando a medida que la demanda de cocaína y heroína deja de aumentar en los países desarrollados, aunque se incrementa en el mundo en desarrollo, informó la ONU el miércoles. Agregó que en todo el mundo está aumentando el consumo de drogas sintéticas.

En su informe anual difundido en Washington, la Oficina de la ONU para el Crimen y la Droga dijo que la producción de opio aumenta en Mianmar y Perú, pero no tanto como para compensar la caída en los dos principales productores mundiales, Afganistán y Colombia.

En Afganistán, fuente del 89% del opio mundial, la producción caería en una cuarta parte este año debido a un hongo que atacó las principales zonas de cultivo. La reducción de la producción de opio es crucial para la estrategia contrainsurgente del gobierno estadounidense.

La producción en los Andes, que bajó 28% durante la década pasada, siguió en baja debido principalmente a la erradicación en Colombia. La cosecha de coca en Perú aumento por cuarto año consecutivo y se duplicó con respecto a 10 años atrás.

A medida que cae el consumo de cocaína y heroína, el abuso de estimulantes y medicamentos de venta bajo receta aumenta en el mundo hasta superar el de los opiáceos y la cocaína juntos, dijo el informe.

``La gente se está despidiendo de la heroína y no se siente tan seducida por la cocaína, sino que empieza a consumir medicinas en cantidades que las vuelven adictivas'', dijo el titular de la Unodc, Antonio María Costa, al presentar el informe.

Más preocupante aún es el aumento de la demanda de cocaína y heroína en países africanos y del Asia oriental, que tienen escasos recursos e infraestructura para enfrentar el problema.

``El resultado es que existe el riesgo de un desastre de salud pública en países en desarrollo que sometería a grandes masas a la penuria de la narcodependencia''.

/doch