La presencia militar en el país aumentó 5.27% de 2020 a 2021, ya que de 76,198 elementos del Ejército que fueron desplegados el año pasado, este año aumentó a 80,210 en las 32 entidades del país, de acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional.

La Sedena hizo un reajuste en la fuerza por entidad, siendo Chihuahua, Ciudad de México, Coahuila, Estado de México, Guanajuato y Jalisco las que tuvieron un incremento cuantitativo de elementos para este año.

En 2020, la Sedena envió a los estados 76,198 elementos para diversas tareas, principalmente operaciones de combate a la inseguridad; resguardo a las fronteras norte y sur; resguardo a ductos de Petróleos Mexicanos e instalaciones estratégicas, entre otras actividades.

Para este año, según la respuesta a la solicitud de información 0000700201721, la Sedena desplegó a 80,210 elementos, un 5.27% más que el año anterior, y un 115.31% más (37,253) que en el 2006 cuando el gobierno federal de aquel entonces ordenó los primeros operativos contra el crimen y el narcotráfico.

Para el 2021 la Sedena realizó un reajuste, y sacó a elementos de algunos estados y los envió a otros.

Con 5,082 elementos del Ejército, Guanajuato es la entidad con el mayor número de elementos militares en tareas de apoyo, lo que también significó un incremento respecto a los 2,055 que estuvieron en operativos durante el 2020.

La Ciudad de México tuvo un incremento de fuerza militar, al pasar de 2,599 elementos en 2020 a 3,738 militares; lo mismo que Chihuahua que pasó de 2,600 a 3,440 elementos; Coahuila de 1,786 a 2,628; Estado de México de 3,250 a 4,027; Hidalgo de 1,528 a 2,627; Oaxaca de 2,900 a 3,205; Sinaloa de 2,645 a 3,018; Tamaulipas de 3,259 a 4,370; Veracruz de 1,604 a 4,336; Yucatán de 1,259 a 1,379; Sonora de 2,697 a 2,793; Durango de 1,702 a 2,356; Puebla de 894 a 1,731; Nuevo León de 1,158 a 1,465; San Luis Potosí de 1,107 a 1,504 y Zacatecas de 1,051 a 1,797 elementos.

Michoacán y Jalisco, dos de las entidades que sufren en este momento por acciones violentas por partes de grupos criminales, también tuvieron este año un incremento de fuerzas federales; en Michoacán aumentó de 1,057 elementos en 2020 a 2,987 elementos este año, mientras que en Jalisco el aumento fue de 355.81%, al pasar de 973 elementos en 2020 a 4,435 este año.

En contraste, Nayarit fue la entidad que más elementos fueron retirados, pues el año pasado tuvo presencia de 8,812 y para 2021 sólo cuenta con el auxilio de 1,229 elementos de la Sedena. También, Tabasco registró la retirada de 3,860 elementos, por lo que este año sólo tiene apoyo de 1,973 elementos.

Asimismo, registraron una baja en la presencia militar Morelos, que pasó de 1,184 a 1,028 elementos; Colima de 1,336 a 1,134; Guerrero de 4,509 a 4,343; Querétaro de 2,779 a 1,265; Quintana Roo de 1,400 a 1,224 y Tlaxcala de 3,921 a 976 elementos.

Cabe destacar que en 2006 el entonces presidente Felipe Calderón ordenó a los elementos del Ejército salir de los cuarteles para combatir a los grupos del crimen y el narcotráfico. Aquel año fueron enviados a dichas tareas 37,253 elementos, de acuerdo con la Sedena.

En los primeros tres años del actual gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha ido en incremento el número de efectivos militares en misiones territoriales. Durante el primer año de este gobierno se desplegaron 52,072 efectivos; en 2020 a 76,198 y este año pasó a 80,210 elementos.

jorge.monroy@eleconomista.mx