La Subprocuraduría de Delitos contra Servidores Públicos de la PGR está por enviar una investigación a la futura Fiscalía anticorrupción o Transparencia, para que sea quien resuelva el caso que involucra a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la firma Diproca División Construcción en un supuesto contrato simulado, pues la Comisión no cuenta con personalidad jurídica para dicho trámite.

De acuerdo con documentos, Cofepris es un organismo adscrito a la Secretaría de Salud, con autonomía técnica, administrativa y operativa, pero no con personalidad jurídica ni patrimonial; sin embargo, firmó un contrato con Diproca para arrendar presuntamente de forma ilegal un inmueble ubicado en la calle de Oklahoma 14, en la colonia Nápoles.

Ante esto se detectaron los contratos Cofepris-195-11, Cofepris-293-11 y un convenio modificatorio con lo que se contrató una empresa filial de Fonatur por 2 millones 190,474 pesos mensuales del inmueble de la calle Oklahoma con vigencia hasta abril del 2012, pero nunca fue ocupado .

Debido a esto, comentaron fuentes federales, será que el área de la Procuraduría General de la República (PGR), donde fue radicada una denuncia, previendo posibles actos constitutivos de delito, pretende enviar a los órganos de transparencia que prometió crear el nuevo presidente Enrique Peña Nieto.

Dichos contratos llegaron a sumar una erogación total de 12 millones de pesos por un supuesto mantenimiento y adecuaciones al edificio, donde presuntamente se irían a laborar los trabajadores y funcionarios de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.

Sobre todo, después que Peña Nieto emitiera un decretó en el que las instituciones o sus órganos técnicos no podrán enajenar bienes inmuebles sin justificación alguna, como antes aplicaba con la Ley de Obras, que permitió erogar grandes cantidades de recursos públicos.

[email protected]