Lo que fue convocado como un encuentro para debatir si era cierto o no si el candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, mintió al reportar como concluido el compromiso 127, cuando fungió como Gobernador del Estado de México, derivó en una encerrona semántica sobre si lo comprometido por el mexiquense fue un puente o una vialidad. Pasaron 35 minutos y como se esperaba nunca se pusieron de acuerdo.

Alrededor de las 16:30 horas, el líder nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, arribó a la colonia San José Puente de Vigas acompañado por Luis Videgaray, coordinador general de la campaña de Enrique Peña Nieto; Jorge Carlos Ramírez Marín, vicecoordinador de la misma; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de organización del CEN del PRI; Gerardo Ruiz Esparza, ex secretario de comunicaciones del gobierno mexiquense; Eduardo Sánchez, vocero del CEN del PRI y Pablo Escudero, Diputado del Partido Verde Ecologista de México. A un lado del río de los Remedios, a unos metros de lo que para ellos es el compromiso cumplido objeto de la discordia, expusieron sus argumentos.

Luego de un posicionamiento sobre el tema, decidieron que una comisión integrada por Jorge Carlos Ramírez Marín, Gerardo Ruiz Esparza y Pablo Escudero se desplazara unos 300 metros hacia el oriente donde se encontraban el presidente del PAN, Gustavo Madero; el coordinador general de la campaña presidencial, Roberto Gil Zuarth y dirigentes del PAN en el Estado de México, rodeados por decenas de vecinos con pancartas en mano en las que se leían Peña Nieto miente , Peña Nieto no cumple .

Tardaron alrededor de cinco minutos en llegar a la cita. Ahí los esperaba una batucada que hacía tocar ocho tambores junto a una pantalla gigante en la que se mostraban videos en contra del candidato del PRI. Caminaron cuesta arriba entre una nube de fotógrafos y vecinos que se desplazaron sobre las varillas, arena y cemento que más que parecer un puente simula un gigantesco lavadero.

Así, entre empujones, llegaron hasta la parte alta de la obra inconclusa desde hace más de cuatro años y la cual forma parte de un distribuidor vial que, de concluirse algún día, servirá para unir la vialidad Presidente Juárez en el municipio de Tlalnepantla con la avenida Aquiles Serdán, ya en territorio de Azcapotzalco, Distrito Federal.

En tanto, Gustavo Madero gritaba una y otra vez ¿On ta Pedro Joaquín, on ta Joaquín, on ta Pedro? Nunca lo vio porque él se quedó a un lado del puente junto al río de los Remedios, al pie de una pancarta enorme donde se lee: C.C. 127 Ampliación del puente de la vialidad López Mateos a tres carriles (Puente de Vigas, Tlalnepantla de Baz, Estado de México) .

Entonces, el vocero del PRI habló por teléfono al moderador Javier Solórzano quien esperaba en algún lugar de esta frontera entre el Distrito Federal y el Estado de México por si eran requeridos sus oficios.

El periodista propuso que se echaran un volado para decidir quién iniciaba, pero Ruiz Esparza le cedió la palabra al PAN y comenzó a hablar Ricardo Anaya, candidato de Acción Nacional a Diputado federal por Querétaro, quien aseguro que la obra negra inconclusa era parte de lo comprometido por el mexiquense.

Luego vino una serie de dimes y diretes en los que participaron Jorge Carlos Ramírez Marín, el mismo Gustavo Madero y el coordinador de la campaña de Josefina Vázquez Mota, Roberto Gil.

Los priístas aseguraron que lo comprometido fue el puente donde aguardaban su líder nacional y el coordinador de la campaña de Peña Nieto, mientras que los panistas aseguraban que lo comprometido era la ampliación de la vialidad Adolfo López Mateos. Y de ahí no se movieron.

Así trascurrieron 35 minutos encaramados sobre el puente, sobre las varillas oxidadas, frente a la casa número 18 de la vialidad Adolfo López Mateos, justo donde hay un espectacular en donde se ve el rostro del candidato del PRI con la leyenda Mi compromiso es contigo y con todo México .

Cuando la discusión parecía no llegar a ningún lado, como el puente mismo, una voz se escuchó entre el gentío: Nos están agrediendo, están agrediendo a nuestros compañeros . Para entonces Esparza ya se había echado a andar cuesta abajo. El moderador había advertido que todo parecía indicar que sería difícil continuar, por lo que informó a los oyentes que se suspendía el encuentro con la promesa de que en las próximas horas se volvieran a reunir. En el altavoz se escuchó la voz de Madero decir: Ese es el pretexto que buscaban . Entonces los priístas regresaron junto al río y dijeron que por prudencia habían terminado el encuentro, precisamente para evitar que la sangre llegara al río.

Antes de partir, el vocero del PRI mostró a los reporteros el fondo de una botella de vidrio, que según dijo fue parte de lo que le aventaron simpatizantes panistas ahí reunidos y añadió Que nos avienten ideas y verán que se las contestamos .

diego.badillo@eleconomista.mx