El pleno de la Cámara de Diputados ratificó en sus términos la minuta del Senado de la República que expide el Código Nacional de Procedimientos Penales, cuyo decreto fue enviado al Ejecutivo federal para su eventual promulgación y entrada en vigor.

La nueva normatividad, conocida también como Código Penal Único, y que deberá aplicar de manera plena a más tardar el 18 de junio del 2016, establece las disposiciones a observar por parte de las autoridades encargadas de llevar a cabo la investigación, el procesamiento y la sanción de los delitos cometidos en la República Mexicana que resulten de competencia local y federal.

Tras una larga discusión en favor y en contra desde la tribuna, el decreto se aprobó en lo general por 407 votos en favor, 28 en contra y cinco abstenciones; procedió entonces el desahogo de cada una de las 69 reservas presentadas por legisladores de los distintos partidos políticos representados en San Lázaro, mismas que fueron desechadas en lo individual o en paquete.

Los integrantes de la Comisión de Justicia reconocieron que la implementación del Código Único para toda República y del Sistema de Justicia Penal Acusatorio requiere de la adecuación de diversas estructuras normativas, de personal, infraestructura y equipamiento, que dependen de cada Distrito de la Federación y de cada entidad, por lo que su entrada en vigor será gradual.

El nuevo Código precisa las normas para la investigación, procesamiento y sanción de los delitos, a fin de esclarecer los hechos, proteger al inocente, procurar que el culpable no quede impune y que se repare el daño.

La norma tiene el propósito de contribuir a asegurar el acceso a la justicia en la aplicación del derecho y resolver el conflicto que surja con motivo de la comisión de delitos, con pleno respeto a los derechos humanos reconocidos en la Constitución y tratados internacionales suscritos por el Estado mexicano.

Desde la tribuna, Ricardo Pacheco Rodríguez, presidente de la Comisión de Justicia, explicó que la referida normatividad deviene de la reforma constitucional del 2008, que ordena el cambio del Sistema de Justicia Penal Mexicano, debido a la inoperancia del sistema penal cerrado que tenemos vigente’’.

En su turno, Antonio Cuéllar Steffan del Partido Verde Ecologista de México consideró que el ordenamiento permitirá iniciar un proceso hacia la seguridad jurídica en la rama que es más sensible para toda la población: la defensa de su persona ante la criminalidad.

Lineamientos

  • El nuevo Código Penal Único es de orden público y observancia general en toda la República Mexicana.
  • Establece que el proceso penal acusatorio y oral se regirá por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación.
  • Se obliga a las autoridades a respetar y proteger la dignidad de la víctima y del imputado.
  • Las audiencias serán públicas y podrán precenciarlas las partes, el público y la prensa.
  • Los registros de las actuaciones en todo el procedimiento se realizarán por escrito, en audio o video; o por cualquier soporte que garantice su reproducción.

rolando.ramos@eleconomista.mx