Elementos de la Fiscalía General de Jalisco y autoridades municipales de Tonalá clausuraron este jueves un segundo albergue en menos de 48 horas, en el que encontraron varias anomalías e irregularidades.

En el centro de rehabilitación se encontraban 103 adultos y siete menores de edad que fueron entregados a sus padres.

La dirección de Seguridad Pública de Tonalá informó que el centro fue clausurado por parte de personal de Protección Civil y Bomberos municipal, la Fiscalía General del estado y la Secretaría de Salud Jalisco, luego de que realizaron una revisión y encontraron varias anomalías e irregularidades.

Destacó que este centro de rehabilitación está ubicado en la colonia Loma Bonita; en dicho lugar, presuntamente se llevaban a cabo prácticas no pertinentes para la rehabilitación de los internos, ya que algunos de ellos presentaban huellas de tortura, desnutrición y condiciones poco salubres.

Puntualizó que personal de Protección Civil y Bomberos detectó que el sitio no contaba con salidas de emergencia o puntos de reunión para alguna evacuación, mientras que las instalaciones de gas y electricidad se encontraban en pésimas condiciones que ponían en peligro a los internos.

Se precisó que los internos fueron entregados a sus respectivos familiares tras comprobar el parentesco, y a las personas cuyos familiares no fueron se les dio la salida por parte de la Fiscalía General del estado tras firmar los documentos correspondientes.

El primer caso se dio a conocer apenas el martes pasado cuando fueron rescatados 271 hombres, mujeres y niños del albergue Despertar Espiritual, Alcohólicos y Drogadictos de Occidente, AC, también en Tonalá, debido a que vivían hacinados, maltratados y abusados, de acuerdo con la fiscalía de Jalisco, que anunció que harían una revisión a diferentes albergues.

El gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, ordenó a su gabinete realizar una inspección a todos los albergues y estancias infantiles del estado, con el fin de verificar que cumplan con la normatividad correspondiente y con las medidas de seguridad necesarias para operar.

jmonroy@eleconomista.com.mx