La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tiene asignados a la Guardia Nacional (GN), al combate al robo de combustible de Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la contención de migrantes extranjeros que buscan llegar a Estados Unidos 9,692 efectivos.

El 14 de noviembre de 2018, el Presidente, anunció la creación de la Guardia Nacional, la cual sustituyó a la Policía Federal (PF), como instrumento central de la estrategia para generar condiciones de seguridad en el país. En esa tarea, la Sedena tuvo una participación relevante. Aportó personal, material y equipo y se encargó del reclutamiento del nuevo personal.

Si bien se trataría de una corporación de carácter civil, en octubre, el gobierno federal decidió que la Sedena ejerza el control operativo.

De acuerdo con la respuesta a una solicitud de acceso a la información vía la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), al 30 de junio de 2020, la Sedena tenía asignado a la Guardia Nacional 55,604 elementos, la Secretaría de Marina 9,961, a los que se sumaron 25,480 agentes provenientes de la PF.

A la fecha, el instituto armado mantiene 1,200 elementos en seis Coordinaciones Regionales en apoyo a las funciones del nuevo cuerpo policiaco, que, hasta ahora tiene mando civil. Además, tienen activas 176 de las 200 Coordinaciones Regionales programadas para el 2020.

Asimismo, a esa dependencia se le asignó la meta de reclutar, de 2019 a 2021, un total de 43,663 elementos para la conformación de la nueva corporación de seguridad.

En 2019, cumplió la meta trazada de 14,833 elementos reclutados. Durante 2020, se han contratado al 31 de julio de 2020, un total de 9,495 aspirantes de una meta de 14,430, lo que representa un avance del 65.80 por ciento. Para 2021, se contempla el reclutamiento de 14,400 elementos. Mantiene un despliegue permanente de 2,995 efectivos en plan contra el robo de hidrocarburos

El 27 de diciembre de 2018, el Presidente presentó el plan conjunto del gobierno para combatir el robo de combustible de Petróleos Mexicanos (Pemex), lo que generaba pérdidas para la paraestatal de 60,000 millones de pesos anuales. La estrategia contempló una participación relevante del Ejército Mexicano, institución que tenía ya presencia en 73 instalaciones petroleras.

La Defensa Nacional mantiene un despliegue permanente de 2,995 efectivos, bajo el amparo de tres convenios de colaboración con Pemex, para proporcionar seguridad a instalaciones estratégicas e inhabilitar tomas clandestinas en los ductos de la citada empresa productiva del Estado.

Adicionalmente, hasta el 1 de septiembre pasado, por instrucciones del Ejecutivo federal, la Sedena realizó el reforzamiento de instalaciones de Pemex para la vigilancia de accesos, cuartos de control y tanques verticales, en las que comisionó a 757 elementos; de igual manera, proporcionó seguridad a seis poliductos estratégicos de la paraestatal, con un promedio mensual de 1,259 elementos.

Del 1 de septiembre de 2019 al 31 de julio de 2020, esa dependencia  mantuvo un promedio mensual de 5,011 efectivos desplegados, 12 aeronaves y 48 mini drones empeñados en la protección de instalaciones y ductos estratégicos de Petróleos Mexicanos.

Asimismo, de conformidad con la “Estrategia para combatir el mercado ilícito de combustibles”, esa a secretaría,  mediante la implementación del “Plan de Transporte Terrestre de Combustibles”, llevó a cabo la contratación de 1,635 conductores para la operación de 637 autotanques, del 1 de septiembre de 2019 al 31 de julio de 2020, han transportado más de 2,816 millones de litros de combustible.

En la frontera sur mantiene desplegados 1,753 efectivos y 2,987 en el norte para contener migrantes

El gobierno mexicano desplegó a la Guardia Nacional, apoyada por el Ejército, para contener migrantes extranjeros que tienen como objetivo llegar a Estados Unidos a través del territorio nacional.

Para ello, el 12 de junio de 2019 la Sedena implementó el Plan Nacional de Migración y Desarrollo en la Frontera Sur, en los estados de Quintana Roo, Campeche, Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

Asimismo, el 13 de junio de 2019 puso en operación un plan similar en la Frontera Norte, en los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Durango, Veracruz y Tamaulipas, en coordinación con la Secretaría de Gobernación, Secretaría de Relaciones Exteriores, Guardia Nacional e Instituto Nacional de Migración.

La Sedena estableció los centros coordinadores “Suchiate” en Tapachula, Chiapas y “Río Bravo”, en Monterrey, Nuevo León, para la contención del flujo migratorio.

De acuerdo con la dependencia, del 1 de septiembre de 2019 al 31 de julio de 2020, se han “rescatado” 53,606 migrantes de diversas nacionalidades.

En la frontera sur el instituto armado mantiene un despliegue de 1,753 efectivos, dos aeronaves de ala rotativa y 21 equipos no intrusivos integrados con equipo de rayos “Gamma” y rayos “X”, cubriendo puntos de control y revisión migratorio en cruces formales e informales sobre la franja fronteriza, rutas ferroviarias, estaciones migratorias, estableciendo tres rutas de internamiento (Costa, Centro y Golfo), rescatando 42,763 migrantes de diversas nacionalidades.

En Chiapas los soldados han “rescatado” 27,222 migrantes; en Tabasco 8,944, Veracruz, 4,075; Oaxaca, 2414; Campeche; 33 y Quintana Roo 75.

En el norte del país esa secretaría mantiene un despliegue permanente de 2,987 efectivos, una aeronave de ala rotativa y 20 equipos no intrusivos integrados con equipo de rayos “Gamma” y rayos “X”.

En esa región han “rescatado” a 774 migrantes en Baja California; 2,900 en Sonora; 868 en Chihuahua; 1,238 en Coahuila; 2759 en Nuevo León; 1,501 en Tamaulipas: 421 en San Luis Potosí; 64 en Durango; 304 en Sinaloa y 14 en Veracruz, para un total de 10,843.

Junto con la Marina se suma al mando de 49 recintos aduanales

El 17 de julio pasado, el presidente anuncio su decisión de que el Ejército y la Marina asuman el mando de las 49 aduanas marítimas, interiores y fronterizas del país, con el fin de erradicar y frenar la entrada de drogas a través de los recintos portuarios del país.

diego.badillo@eleconomista.mx

kg