La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió medidas cautelares en favor de dos albergues en Sonora y Coahuila por el hostigamiento y amenazas por parte de elementos de la Guardia Nacional y de la Policía Federal contra migrantes en Exodus Came y Casa del Migrante.

La comisión nacional detalló que el pasado 28 de junio recibió la solicitud de la directora del Centro de Atención al Migrante Exodus Came, que se encuentra en Agua Prieta, Sonora, quien denunció la presencia fuera del inmueble de tres vehículos y alrededor de 20 elementos identificados como de la Guardia Nacional, quienes intentaron ingresar al albergue, además de solicitar información sobre las personas que allí se encontraban.

El organismo también denunció amenazas y presiones que dicho personal realizó contra la labor que las personas defensoras de derechos humanos que trabajan en favor de quienes están en contexto de migración.

“La CNDH reconoce la relevancia y trascendencia social de la labor de las personas defensoras de los derechos humanos en favor de quienes están en situación de movilidad, por lo que desaprueba que su trabajo sea obstaculizado mediante la estigmatización y el descrédito”.

Asimismo, informó que el sábado 20 de julio elementos de la Policía Federal acudieron a la Casa del Migrante, en Saltillo, Coahuila, perteneciente la organización civil Frontera con Justicia, para revisar el estatus migratorio de las personas alojadas allí.

Recordó que el artículo 76 de la Ley de Migración establece que “el Instituto (Nacional de Migración) no podrá realizar visitas de verificación migratoria en los lugares donde se encuentren migrantes albergados por organizaciones de la sociedad civil o personas que realicen actos humanitarios, de asistencia o de protección a los migrantes”.

El organismo indicó que cualquier acto de hostigamiento, amenaza o presión hacia la labor que realizan los albergues, sus integrantes o directivos debe reprocharse, ya que dichas instalaciones se han constituido en espacio de alojamiento hacia las personas y familias, niñas, niños y adolescentes en condiciones de alta vulnerabilidad y han dado respuesta alternativa y humanitaria en México.

Finalmente, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos advirtió que permanecerá atenta a la evolución de los acontecimientos y observará el cumplimiento de las autoridades en la implementación de las medidas cautelares solicitadas.