Aristóteles Núñez Sánchez, director del Sistema de Administración Tributaria durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, se despidió este fin de semana de las redes sociales, con un mensaje de reflexión sobre la idiosincrasia de los mexicanos y las crispaciones que desatan comentarios estériles y desinformaciones vertidas en plataformas como Facebook o Twitter

Núñez Sánchez —uno uno de los funcionarios más respetados y eficientes en el sexenio de Peña Nieto, pues durante su gestión entre 2012 y 2016 al frente del SAT aumentó la recaudación, combatió la evasión y aumentó la base tributaria— afirmó que la mayoría de los mexicanos tiene apostado su progreso a un pensamiento mágico o la suerte, mientras que los que buscan un éxito basado en la construcción, producción o generación de ideas son los menos.

“Son muy pocos los mexicanos que basan su éxito en desarrollar la capacidad individual y liderar un grupo; en construir y producir, en descubrir e inventar, en crecer y utilizar el conocimiento; en hacer la diferencia, quitándose las ataduras del miedo o de los riesgos”.

El exjefe del SAT se fue de Twitter con el sentir de que muchos mexicanos no están preparados para el éxito, pues se conducen por la inercia y el conformismo, problemas que tienen que ser solucionados por la misma sociedad, más no por el gobierno, al que de paso calificó como consecuencia y no causa de la situación social que vive el país.

Nacido un 21 de agosto de hace 50 años en Oaxaca y licenciado en administración industrial por el Politécnico, y con especializaciones en centros de estudios en materia fiscal ubicados en Madrid, Aristóteles Núñez exhortó a los mexicanos a no cimentar sus opiniones y visiones en los sentimientos y las emociones, ya que es momento de dar espacio a la racionalidad.

Núñez Sánchez declaró que el bienestar durarero se logra con el trabajo y el esfuerzo, más no con una supuesta lucha de acabar con los ricos o con recibir bienes sin el esfuerzo, que se traduce en un bienestar temporal.

“Así como vamos, nos acercamos más a lo primitivo y nos alejamos de lo más civilizado y racional. El futuro no es prometedor; apenas estamos en el comienzo de una nueva forma de gobernar, a la que una mayoría social informada o no, ha dado su confianza y debemos respetarla”, dijo quien a su paso por distintos niveles de gobierno fue funcionario de alto nivel en las secretarías de Hacienda, Comunicaciones, Financiera Rural y en el gobierno estatal del Estado de México.

“En el modelo democrático que nos rige, el voto del ignorante, del flojo o del subvencionado vale lo mismo que del empresario o intelectual más exitoso del país. Por tanto si la sociedad es ignorante, ganará la ignorancia, si la sociedad es apática, ganará el impulsivo”, escribió Aristóteles Núñez y añadió: “Las redes sociales contaminan, son tóxicas. El tiempo es corto y el reto es grande. No cabe en mí la envidia, el rencor y menos el odio. Si a alguien ofendí, reciba la disculpa. A muchos mexicanos les deseo una reflexión sobre el verdadero éxito y luego el éxito”.