El presidente Andrés Manuel López Obrador, saludó la decisión de la Cámara de Diputados de “cancelar la mal llamada reforma educativa” y aseguró que no habrá tráfico de plazas docentes.

“No va a haber venta de plazas, no va a haber tráfico con las plazas, no va a haber charrismo sindical, no va a haber sindicatos protegidos por el gobierno, no se aceptan grupos de intereses creados, esto es otra cosa, es un cambio por completo”, refirió López Obrador.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional descartó que haya entrega de dinero a dirigentes a fin de “mantenerlos quietos” y aseguró que habrá libertad para expresarse sin represión.

“Mi opinión es que qué bien que se avanzó en este terreno, es un problema menos porque para mejorar la educación lo que se necesita es que se tome en cuenta a los maestros, se convenza de que todos debemos de ayudar para que mejore la educación”, refirió.

López Obrador criticó que durante administraciones pasadas el impulso de una reforma en materia educativa se utilizó “para engañar, para manipular” que con esas modificaciones estructurales iba a mejorar la educación cuando, dijo, “el propósito de fondo era avanzar en la privatización de la educación”.

El mandatario manifestó que se fortalecerán las escuelas Normales así como la carrera magisterial, además de quitar las evaluaciones docentes con carácter punitivo.