En días pasados el Inegi difundió datos que muestran cómo va la economía de México: el Indicador Global de la Actividad Económica o IGAE (cifras a febrero del 2021), los Indicadores de Empresas Constructoras (cifras a febrero del 2021), y la Información oportuna sobre la Balanza Comercial de Mercancías de México (cifras a marzo del 2021).

El IGAE muestra la “evolución del sector real de la economía, en el corto plazo” y los datos de febrero pasado nos dicen que la economía sigue siendo golpeada por la pandemia de Covid-19.

En resumen, el IGAE, para febrero, disminuyó 0.3% respecto al de enero y 4.0% respecto a febrero del año pasado, lo que indica que la economía sigue contrayéndose.

Tratándose de las actividades primarias (agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y actividades mineras que incluyen la extracción de petróleo y gas natural), también disminuyó 0.3% respecto a enero, pero registró un aumento de 6.3% respecto a febrero del 2020.

En lo que a las actividades secundarias (industria manufacturera) se refiere, en febrero se registró un incremento de 0.4%, pero respecto a febrero del año pasado el índice todavía está 3.1% abajo.

El IGAE muestra que las actividades terciarias (todas las no comprendidas en las primarias o secundarias, como el turismo, el comercio, la banca, las telecomunicaciones, el transporte, la salud, la educación, la administración pública, el entretenimiento y la defensa) son las que se encuentran más deprimidas: 0.3% debajo de enero pasado y 5.0% de febrero del 2018.

En lo que a las empresas constructoras se refiere, el valor de su producción creció 0.5% comparado con enero de este año, pero sigue 16.5% debajo de febrero del año anterior.

La situación de las empresas constructoras es grave y desde el 2006 han registrado bajas en el valor de su producción, personal contratado y horas trabajadas. Durante el gobierno de Felipe Calderón, el valor de la producción del sector disminuyó 3.73% y se perdieron el 6.99% de los empleos. En el sexenio de Enrique Peña Nieto el valor de la producción cayó 13.61% y el personal ocupado disminuyó 6.99 por ciento. Y, en lo que va del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el valor de la producción se ha desplomado 27.78% y el número de personal ocupado bajó 15.07 por ciento.

Así, durante el periodo comprendido entre diciembre del 2006 a febrero del 2021, en que el país ha sido gobernado por un panista, un priista y un morenista, sucesivamente, el valor de la producción de las empresas constructoras se hundió 39.94% y su personal ocupado se desplomó 30.80 por ciento.

Lo que debería ser un sector clave de la economía ha ido de mal en peor por las malas políticas económicas de los gobiernos en turno. Los números así lo constatan.

Finalmente, la información oportuna de comercio exterior indica que en marzo del 2021 el déficit comercial fue de 3,004 millones de dólares, monto muy por debajo del superávit de 3,336 millones obtenido en marzo del 2020. Contribuyeron a este déficit las importaciones petroleras y de bienes intermedios petroleros que de marzo de 2020 a marzo pasado aumentaron 104.7 y 173.1% respectivamente. Es indudable que Pemex nos cuesta y seguirá costando mucho a los mexicanos.

Pese a que nos digan lo contrario, vamos mal.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor