La semana pasada en esta columna hablábamos sobre la venta de gran parte del emporio Fox al gigante del entretenimiento Disney, por más de 52 mil millones de dólares y sobre el fundador de Disney. Esta semana hablaré sobre Rupert Murdoch, el controversial líder de la cadena Fox.

Rupert Murdoch nació en Melbourne Australia y tras graduarse en Oxford, regresó a su natal Melbourne para ocuparse del pequeño grupo de periódicos conformado por The Sunday Mail y The News, que había logrado consolidar su padre. A los 22 años, Murdoch tomó las riendas del negocio y un par de años después adquirió The Sunday Times basado en Perth. 

A partir de entonces, Murdoch comenzó a utilizar una agresiva estrategia que resultó sumamente exitosa para aumentar exponencialmente los tirajes de sus periódicos locales. La fórmula consistía en publicar en la primera plana noticias sensacionalistas principalmente basadas en sexo, deportes y crimen. Una vez que Murdoch comprobó que su simple fórmula vendía, el crecimiento de su grupo fue imparable. 

Durante las décadas de los 60´s y 70´s el ahora magnate de las telecomunicaciones comenzó a comprar pequeños periódicos regionales en Australia y Estados Unidos, que le permitieron generar el flujo para eventualmente comprar un periódico inglés que le ganó el respeto que le faltaba como periodista. The News of the World, seguido de este, compró también en el Reino Unido, The Sun y al poco tiempo el New York Post. 

Con esta importante cartera de títulos bien conocidos a nivel mundial el magnate australiano formó en 1979 News Corp. Durante los 80s su estrategia fue siempre enfocada a seguir comprando títulos en Australia y el Reino Unido, pero su principal interés se volcó hacia Estados Unidos. Fue en ésta década, donde tanto él, como su grupo fueron conocidos mundialmente. 

Al igual que muchos otros media moguls, la vida de Rupert Murdoch ha sido muy parecida a la de los grandes aventureros del mundo. Apostadores, atrevidos, inconformes, revolucionarios y leales a sí mismos. Estos rasgos de personalidad, sin duda le ganaron un buen número de enemigos que a lo largo de los años han tratado de frenar su crecimiento o desmoronar el impresionante poder que ha consolidado a nivel mundial. Sin embargo, para derrotar a un Rupert Murdoch hace falta un enemigo tan tenaz y tan valiente como el mismo.

En 1985, Rupert Murdoch trascendió de nuevo al comprar 20th Century Fox Film Corporation. De esta forma, logró diversificar su emporio mayormente en medios impresos, hacia la televisión y el entretenimiento. 

Con el paso de los años, todo parecería indicar que en la mente de Murdoch sólo había un objetivo controlar toda la información y el entretenimiento en el mundo anglo parlante. 

Otras adquisiciones destacadas que refuerzan esta teoría fueron en 2005 Myspace.com y en 2007 el Wall Street Journal.

Si bien la vida de Murdoch no ha sido ajena a las críticas, los escándalos, los celos y enormes luchas de poder, durante la última década, la reputación de Murdoch ha adquirido una connotación poco favorable. El control de la línea editorial de sus noticieros en Estados Unidos ha sido inequívocamente republicana y el abrumador apoyo a la campaña y la presidencia de Trump ha sido aberrante para la democracia en ese país.

Es interesante notar como durante los primeros meses de las nominaciones republicanas, Murdoch apoyó al precandidato Jeb Bush, sin embargo con el paso del tiempo y al ver que el caballo ganador sería Trump, fue hacia él a donde Fox puso todas sus apuestas. Curiosamente ambos personajes comparten muchos rasgos de personalidad, siendo Murdoch desde luego infinitamente más carismático y agraciado que Trump. Finalmente, la amistad Trump/Murdoch es perfectamente entendible y se explica simplemente por la necesidad que el uno tiene por el otro. 

Como cualquier buen apostador, Murdoch sabe que no siempre se gana y también sabe que ganar trae consigo enemigos e impopularidad, sin embargo al final del día, tanto para Murdoch como para Trump nada se compara a las delicias del sabor del poder.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz