Durante los últimos 30 años y a raíz de las crisis financieras internacionales se han dado desarrollos muy importantes en el registro y divulgación de las reservas internacionales y de la liquidez en moneda extranjera. Estas mejoras han sido de gran utilidad para prevenir crisis, al hacer transparentes las vulnerabilidades y los desequilibrios financieros.

Por ejemplo, las crisis financieras de los años noventa revelaron, nos dice el Fondo Monetario Internacional (FMI), información incompleta sobre activos de reserva tales como: I) la falta de identificación de activos utilizados como garantía de préstamo o acuerdos de recompra; II) depósitos en bancos nacionales y sus filiales en el exterior; III) prácticas de valoración no fundamentados en valores de mercado y; IV) la falta de información pública sobre los pasivos oficiales a corto plazo en moneda extranjera, entre otros.

Otros problemas surgieron a raíz de la globalización de la economía y de los mercados financieros y también porque la nueva dinámica económica motivó el desarrollo de innovaciones financieras, tales como operaciones en contratos a término, de futuros y swaps de derivados financieros.

El fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional, emprendida por el FMI y un grupo de trabajo del Comité sobre el Sistema Financiero Mundial (CSFM) ha constituido una tarea formidable para fortalecer el registro de las reservas internacionales.

A través de consultas con los países miembros y sus bancos centrales, entre los cuales estuvo desde un principio el Banco de México, se desarrolló, desde 2001, un conjunto de Pautas o Directrices que entre otras cosas permiten:

  • La divulgación oportuna de información como mecanismo de rendición de cuentas sobre política monetaria;
  • La exposición de riesgo sobre moneda extranjera;
  • La corrección más rápida de políticas monetarias débiles o insostenibles;
  • Un pulso más sólido sobre la situación financiera de países y regiones y;
  • Prevenciones oportunas para atender desequilibrios monetarios y financieros.

Las Directrices sobre Reservas Internacionales y Liquidez en Moneda Extranjera (2013, FMI) hacen transparente el registro de activos de reservas monetarias oficiales y otros activos en moneda extranjera, así como las salidas netas a corto plazo de activos en moneda extranjera y salidas contingentes netas a corto plazo en moneda extranjera.

Cabe destacar que la transparencia de los datos sobre las reservas internacionales exige “una divulgación de manera integral de los activos de reserva oficiales, otros activos de moneda extranjera, las salidas netas predeterminadas a corto plazo de moneda extranjera, así como las salidas netas contingentes o contractuales a corto plazo de moneda extranjera”.

Las Directrices sobre datos de reserva internacional incluyen también las actividades en derivados financieros, tales como los contratos a término, futuros y swaps de las autoridades, transacciones potenciales que surgen de posiciones en opciones y el valor neto, a precios de mercado de contratos, en derivados pendientes de ejecución.

Todos estos elementos deben ser considerados cuando se efectúan propuestas de reforma legislativa que pueden afectar la reserva internacional de un país. Transparencia y trazabilidad de las reservas internacionales son el nombre del juego.

Agustín Caso Raphael

Economista

Ensayos en Persuasión

Licenciado en Economía por el ITAM y Maestro por la Escuela del Servicio Exterior de Georgetown University, Washington D.C. Profesor Titular de Historia del Análisis Económico en el ITAM desde 1990. En 1976 recibió el Premio Nacional de Economía y su trabajo fue publicado por Editorial Limusa con el título Política Monetaria, Inflación y Crecimiento Económico: El Caso de México. En 2005 publicó el libro Migración y Repatriaciones y en 2010, Trotsky, Viaje hacia el Laberinto.

Por más de 45 años se ha desempeñado en la administración pública nacional e internacional. Inició su desarrollo profesional en el Banco de México. Ha ocupado puestos directivos en el Banamex, Pemex, el Instituto de Acción Urbana e Integración Social (AURIS), la Conasupo, y las Secretarías de Energía, Gobernación y Hacienda y el INEE. Actualmente es Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación.

Lee más de este autor