Brenda Salgado es madre de Nancy y Tania. Después de buscarlas desesperadamente la noche del 3 de mayo, supo que su hija Nancy de 22 años estaba en el Servicio Médico Forense de Iztapalapa. Su hija Tania de 15 años está en el hospital con fractura de columna, hemorragia interna y fractura de cráneo, muy grave mientras su madre suplica ayuda pues aún no ha sido intervenida. Escuchar el testimonio de una madre destrozada por el dolor porque su vida cambió con el colapso de la línea 12 del metro, es desgarrador y profundamente doloroso.

Brenda no es la única mujer que llora la pérdida de una hija, Nancy no es la única víctima mortal ni Tania la única paciente grave que no recibe la atención médica adecuada. Ellas representan a miles de mexicanas y mexicanos que sufren completamente a la deriva, que padecen las peores injusticias por negligencia, por corrupción, por un sunnúmero de mentiras y maldad que este gobierno miserable, lejos de combatir, ha multiplicado.

Si el dolor de Brenda Salgado no nos mueve, nada lo hará. La tragedia que ha provocado el colapso de la línea 12 del metro en la Ciudad de México es un recordatorio punzante y doloroso del daño estructural que este gobierno ha provocado a todo el país desde que asumieron el poder. La lista de malas decisiones, políticas perversas, consecuencias desastrosas, violaciones a la Constitución, muertes, pérdidas y casos de corrupción, es interminable.

La ironía es que, los mismos que condenan el pasado y a todo el que piense distinto, son los responsables de lo ocurrido en la Línea 12. Representan y encarnan lo peor del sistema político mexicano; una izquierda rancia, resentida e ignorante capaz de destruir todo lo que encuentra a su paso, causando daños irreparables. Obras cimentadas en acuerdos turbios y corrupción lacerante, advertencias ignoradas, indiferencia ante el sufrimiento de las personas, máxima ganancia para ellos a cambio de servicios precarios para los ciudadanos, contratos e información reservada para no exhibir la podredumbre en la que han construido y cimentado sus carreras políticas.

La corrupción mata. Lo vemos de muchas formas, todos los días, mientras se congratulan repitiendo mentiras que cada día calan más hondo porque el cinismo y la maldad no tiene límite.

México está herido de gravedad y la única esperanza es que les cobremos la factura en las urnas. Los responsables de tantas muertes y tanto sufrimiento tienen que pagar y muy caro. No podemos permitir que vivan impunes y que sigan atentando contra nuestras vidas, nuestra libertad, nuestra propiedad y nuestro futuro.

El colapso de la línea 12 del metro es un balde de agua helada, es una llamada a despertar, es una sacudida para reaccionar y provocar lo que millones de mexicanos deseamos: el colapso de Morena en las urnas.

Muchos estamos decididos a votar por la oposición desde siempre, otros optaron por hacerlo hace poco y esperamos que muchos más lo hagan ante la evidencia que exhibe a este gobierno malvado de cuerpo completo. El mal que se ha apoderado de este país debe ser combatido por todo el bien que mueve a millones de mexicanos todos los días. El mal avanza pero no triunfará. Que Dios nos ayude a lograrlo pronto pues solos no podemos.

@armando_regil

Armando Regil Velasco

Licenciado en Negocios Internacionales

Ágora 2.0

Licenciado en Negocios Internacionales graduado con mención honorífica por el Tec de Monterrey. Estudió Economía y Políticas Públicas en Georgetown University. Cuenta con diversos diplomados de institutos como: la University of International Business and Economics de Beijing.

Lee más de este autor