El capricho y la ocurrencia se apoderaron del estado. No es casual que, en el mar de la mediocridad de los gobernadores, Barbosa es el peor evaluado.

Los poblanos ven con asombro la gestión del gobernador Miguel Barbosa Huerta, en menos de un año ha destruido al estado, además, cambió a cinco funcionarios de su gabinete. Algo grave pasa en puebla, que ni entre los morenistas se respetan.

El capricho y la ocurrencia se apoderaron del estado. No es casual que, en el mar de la mediocridad de los gobernadores, Barbosa es el peor evaluado.

La teoría del complot y el odio alimentan a don Miguel, nadie puede hacer política en ese estado, corrió como sirvienta a Heliodoro Luna, quien fuera su colaborador desde aquellos tiempos que todavía no acusaba los síntomas de la diabetes.

En plena pandemia, las prioridades del gobernador son el capricho y la lisonja palaciega, lejos de establecer una estrategia para enfrentar el Covid-19, se aventó la puntada de pelear con el Hospital Universitario de Puebla, con sendas e ilegales visitas de verificación y, despidió a la directora del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Puebla. Más de 180,000 derechohabientes son afectados por sus caprichos, se dio el lujo de rechazar la puesta a disposición del hospital universitario de 20 respiradores pulmonares. Sus caprichos cuestan vidas.

Barbosa fue noticia nacional con una reforma educativa —jurídicamente interpretable— que declara que los bienes de las instituciones privadas pasan a ser del sistema estatal de educación. Propios y extraños señalaron la inconstitucionalidad de esa ley.

Barbosa la ha tomado personal contra la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, miles de estudiantes se manifestaron durante una semana por el asesinato de sus compañeros en el carnaval de Huejotzingo; no aprende el compañero Barbosa que los estudiantes no tienen dueño.

En fin, la fábrica de excusas del gobernador Barbosa es interminable, tiene sumido al estado en la peor de la desgracias. En el senado de la república empieza a cocinarse la idea de la desaparición de poderes, hasta en la fracción morenista hay preocupación. Muchas de cal y pocas de arena.

Querido lector, hoy empieza la nueva normalidad y el bicho campea más fuerte que nunca. la sesuda estrategia del doctor Hugo López-Gatell Ramírez le ha hecho lo que el aire a Andrés Manuel López Obrador, ¿y cómo no? si el científico no ha podido averiguar si el cubrebocas sirve o no sirve, cuídese del bicho y hasta la próxima.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.