En memoria de Tony Gutiérrez, gran ejemplo de mujer en la aeronáutica mexicana.

Desde hace algunos meses diversos actores han alertado, tanto a las autoridades del sector comunicaciones y transportes como a la opinión pública, de las deficiencias que se han encontrado en la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC, antes DGAC) y en otros rubros del sector transporte aéreo, como es Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), responsable del tránsito aéreo.

Muchos fueron quienes advirtieron de la inminente degradación a Categoría 2 que haría la Agencia Federal de los Estados Unidos a nuestro país, pero en concreto, la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros, cuyo presidente, José Alfonso Domínguez Gil, le ofreció al secretario Arganis su apoyo para dar capacitación y emitir sugerencias que por un lado evitaran esta contingencia y por el otro, pudieran apoyar el mejoramiento de la AFAC, sobre todo en cuanto infraestructura y recursos humanos.

La carta de los ingenieros detalla cuáles son los principales problemas del sector, entre los cuales destaca tanto el deterioro de las instalaciones del AICM y de otras terminales aéreas, como el conflicto laboral de Seneam-Sinacta y el rediseño del espacio aéreo del Valle de México que ha provocado conflictos serios, entre otros problemas. Los ingenieros ofrecen, entre otras cosas, personal y experiencia para capacitar a los técnicos de AFAC, fortalecer el marco normativo del sector y ampliar las capacidades de verificación de los designados, así como facultar a otros para que ésta se amplíe.

También hace unos 10 días, el presidente del Colegio de Ingenieros en Aeronáutica, Ing. Jesús Navarro, envió otra misiva al secretario, una vez que México se encuentra luchando por recuperar el estatus de categoría 1, para comentarle la situación que pasa la AFAC, ya que en los últimos días han sido despedidos diversos funcionarios civiles de la Agencia de Aviación Civil para ser sustituidos por militares, que sin duda son de las confianzas del general director, pero que, en palabras del presidente de ingenieros aeronáuticos, “carecen de conocimiento en la materia (civil)” lo cual, asegura, “pareciera una sinrazón que va a degradar aún más el desempeño de la AFAC”, e incluso alerta que esto puede poner en riesgo las operaciones aéreas de nuestro país.

Se trata del despido de personas como Maricruz Hernández, directora de Aeropuertos; Guillermo Magaña, director de Aviación y Román Ramírez, subdirector de Comunicación, Navegación y Vigilancia, a quienes se les pidió dejar sus puestos sin motivo alguno.

Al parecer hay una enorme diferencia de ópticas entre el lado civil y el lado militar, lo cual ya está haciendo agua en el sector aéreo pues es evidente que las prioridades de unos y otros difieren, como ya se ha comentado en otros momentos. No se trata de defenestrar a los nuevos funcionarios, sino de crear una sinergia entre civiles y militares para que la nueva agencia logre institucionalizarse lo antes posible y que el convenio recién firmado con EU para recuperar la categoría 1 en aviación logre sus frutos a la brevedad, cosa que, advierte el presidente de los ingenieros aeronáuticos, puede dificultarse si continúa el desmantelamiento de la AFAC. Sin duda que urge un esfuerzo de conciliación y de mejora institucional.

raviles0829@gmail.com