Tres de los cuatro partidos políticos con posibilidades de lograr el registro ante el INE se encuentran vinculados a los maestros, el sindicato más grande de México sigue siendo la base social de los nuevos partidos políticos.

Hasta ahora dos solicitantes cumplen con los requisitos, se trata de las Redes Sociales Progresistas vinculadas a la maestra Gordillo y el Grupo Social Promotor de México, que se construye con los maestros afines al Alfonso Cepeda, Secretario General del SNTE y que será la nueva versión de Nueva Alianza.

Otras dos organizaciones se encuentran con posibilidades: Encuentro Solidario de Hugo Eric Flores que se levanta sobre los escombros del Partido Encuentro Social y Fuerza Social por México, que en las ultimas semanas ha dado un súbito levantón.

Los partidos políticos en formación no pueden cantar victoria, pese que superan la meta de 330 mil afiliaciones, sus registros tienen que pasar la tenebrosa validación del INE. Ese limbo donde millones de firmas se pierden y donde hasta muertos se levantan para apoyar a las formaciones políticas.

Un problema grave lo constituye que sus clientelas estén vinculadas al magisterio, lo que incrementa la posibilidad de la doble afiliación; es un hecho que los maestros ligados a Ochoa Guzmán, que en un principio estaban con la Redes Sociales Progresistas que ahora apoyan a Fuerza Social por México, deberán ser invalidados por el INE, menudo lio armaran los maestros a Patricio Vallados.

La pesada y recién incorporada mano del maestro Rafael Ochoa Guzmán le ha dado un pequeño empujón haciendo que los maestros se sumen tanto a las asambleas, como en la formación de un equipo de afiliación por estado.

La regla en el INE es que la última afiliación es la cuenta; por ello algunos partidos en formación prefieren esperar al final del proceso para realizar las asambleas y registros. En el mercado político, los partidos en formación se disputan las mismas clientelas políticas.

Se podría dar el caso que se tuviera que anular una asamblea porque la mitad de los asistentes se incorporó con posterioridad a otra organización política en formación. En materia de formación de partidos políticos “los últimos serán los primeros”.

Los que han pasado por la validación del INE saben que es un proceso tormentoso, el más leve error invalida el registro y que el INE no cuenta con suficiente personal, ni la capacitación adecuada y con los recortes, pues menos.

Los partidos políticos de nueva formación sólo podrán cantar victoria después del proceso de validación, el botín político vale la pena, casi 400 millones recibirán en el primer año. Querido lector así son los gajes de la democracia. Hasta la próxima.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.