La  prioridad en Centroamérica a través de la OPIC es apoyar proyectos del sector privado para aumentar oportunidades económicas de la región

Difícilmente podría alguien dudar que éste ha sido un año marcado por la cooperación entre México, Estados Unidos y Centroamérica. Por un lado, el gobierno de México se ha aliado con los gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala para la implementación del Plan de Desarrollo Integral, una estrategia para hacer de la migración una opción y no una obligación.

Por el otro lado, México y Estados Unidos firmaron la declaración sobre los principios de desarrollo económico y cooperación en diciembre de este año, en la cual ambos países acordaron fortalecer su coordinación con el sector privado para fomentar el bienestar y la creación de empleos en el sur de México. Específicamente, nuestro vecino del norte confirmó estar preparado para movilizar, por medio de la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero (OPIC, por su sigla en inglés), hasta 2,000 millones de dólares por medio de una línea de crédito.

Dicha agencia de desarrollo contaba con una pequeña cartera de proyectos en México hasta hace unos meses que el gobierno federal tomó la decisión de fortalecer esa relación. La OPIC es la agencia del gobierno estadounidense que tiene como misión apoyar a empresas estadounidenses a movilizar su capital para invertir en mercados emergentes. Esta agencia apoya proyectos en una variedad de industrias, desde infraestructura crítica hasta servicios financieros, pasando por atención médica y tecnología. En suma, esta agencia apuesta por proyectos que de otra manera no tendrían acceso a financiamiento por parte de la banca comercial, ya que tienen como objetivo generar desarrollo compartido en lugar de riqueza individual.

Como resultado de la declaración de diciembre, desde la Secretaría de Relaciones Exteriores establecimos un grupo de trabajo para coordinar los esfuerzos de diversas dependencias gubernamentales para eficientar la cooperación con la OPIC. Como resultado de dichos esfuerzos, hasta ahora la OPIC ha logrado desembolsar 187 millones de dólares para otorgar financiamientos a micro, pequeñas y medianas empresas dirigidas a grupos vulnerables. De igual manera, han firmado tres cartas de intención para financiar proyectos de infraestructura que representan una inversión de más de 1,000 millones de dólares en el sur de México.

En la reunión llevada a cabo el 8 de noviembre en la cancillería, la OPIC dejó en claro que la prioridad de Estados Unidos en Centroamérica es apoyar proyectos del sector privado para aumentar las oportunidades económicas de la región. El resultado más destacable fue que los cuatro países acordamos trabajar junto con Estados Unidos para desarrollar un modelo de trabajo similar al de la SRE en Guatemala, Honduras y el Salvador con el propósito de potenciar la generación de empleos y el bienestar de las comunidades. Este acuerdo demuestra que la cooperación para el desarrollo es una herramienta efectiva para afrontar retos compartidos. Lo que es claro es que existe voluntad tanto por parte de Estados Unidos como de nuestro país para colaborar en el desarrollo del sur de México y Centroamérica.

*Director general de Cooperación y Relaciones Económicas Bilaterales de la SRE.