La única oportunidad que Jaime Rodríguez Calderón tuvo para conquistar a los indecisos en la contienda del 2018 se presentó en el primer debate entre los presidenciables. El entonces gobernador con licencia y la expanista Margarita Zavala lograron su lugar en la boleta electoral, como candidatos independientes, pero competían por un nicho del electorado que, si no seducían, terminaría apoyando al candidato anti establishment, Andrés Manuel López Obrador.

El encuentro entre los candidatos ocurrió un mes después de iniciadas las campañas, en la Ciudad de México. En la víspera, el Bronco se hospedó en un hotel cercano a la antigua Glorieta de Colón, acompañado de su equipo de trabajo, su madre, su esposa y sus siete hijos.

Antes de visitar la sede del evento, Rodríguez Calderón ensayó algunas respuestas con comitiva. Sus hijas mayores, Zoraida y Jimena, eran sus principales asesoras. Del Palacio de Minería, el Bronco invitó a su familia a comer a una taquería próxima al Monumento a la Revolución. Algunos comensales identificaron al candidato independiente, quien —fiel a su estilo— bromeó con ellos y se dejó retratar.

El común denominador de esa conversación fue la inseguridad en el centro histórico de la CDMX, gobernada entonces por Miguel Ángel Mancera. Los robos constantes a los clientes habían alertado a los meseros y al taquero. “Si alguien me quiere fregar, le corto... las manos”, le dijo.

De esa experiencia chilanga surgió la frase que inmortalizó al Bronco en ese debate presidencial y que ahora muchos retomaron, a propósito de su encarcelamiento. De aquel exalcalde de García que recibió ese apoyo del periodista Víctor Salvador Canales, poco queda.

Memo Rentería, el publicista de Mexicali que lo volvió figura nacional, había cambiado de aires, para trabajar en el occidente. La aventura de la candidatura presidencial involucró a otros actores y sólo tenía un propósito: desinflar a AMLO.

El Bronco permanecerá en el penal Apodaca II, por el riesgo de fuga, de acuerdo al juez que lo vinculó a proceso. En la audiencia de imputación, del pasado miércoles 16, el abogado defensor, Víctor Olea, alegó que la actuación de la fiscalía de delitos electorales. Allí mismo, la fiscalía anticorrupción reveló que ha judicializado otra carpeta de investigación, por el delito de abuso de poder —la requisa de la Ecovía— y que existen al menos otras dos averiguaciones en curso.

El origen de los recursos que alimentaron la llamada Broncored —para la recolección de firmas del candidato independiente— y el financiamiento de la campaña presidencial del candidato presidencial independiente en el 2018 tiene una vinculación con políticos y empresarios poblanos, de acuerdo a información de medios locales confirmada por el gobernador morenistas, Luis Miguel Gerónimo Barbosa.

Allá ahora se habla del Rey del Outsourcing, el fiscalista oaxaqueño Sergio Castro López, como el principal operado de la trama que hizo viable la postulación del Bronco, aunque inicialmente se había señalado al empresario Emilio Maurer.

El vehículo de financiamiento es ATTAR 2715, una sociedad civil registrada en Puebla, que junto con otras dos empresas fantasma habrá transferido 6.6 millones de pesos a 1,035 auxiliares de la campaña presidencial del Bronco.

Reportes de inteligencia financiera revelaron que esa empresa recibió depósitos por 1,442 millones de pesos y transfirió 1,382 millones de pesos, la mayoría hacia empresas fachada. Una de las receptoras de esos recursos fue Pasteurizadora Maulec, propiedad de la familia Maurer, dueña de la lechera Tamariz y exdueña del Club Puebla de futbol, que Castro López patrocinó, hace 15 años

Entre las firmas vinculadas también está Argema Consultores. Otras versiones refieren que ATTAR 2715 transfirió 36.6 millones de pesos a Global Gesori, empresa de Seguridad Privada y Traslado de Valores, que, a cinco días de la elección presidencial de 2018, intentó llevar 20 millones de pesos a la dirección del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

Efectos secundarios

PERSISTENCIA. En el 2021, año del fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia y de la reapertura gradual de las actividades económicas en la pandemia, las empresas que ofrecen servicios de telecomunicaciones móviles acumularon ingresos por 300,000 millones de pesos. De acuerdo con información recopilada por The Competitive Intelligence Unit, en México hay 132.4 millones de líneas de teléfonos móviles, 82.8% de las cuales son de prepago. No obstante, las medidas de regulación asimétrica —observó el análisis— prevalece el alto grado de concentración en el mercado: el agente económico preponderante concentra 71.2% de los ingresos.

ECLIPSADOS. En vísperas de la entrega de la primera megaobra de la Cuarta Transformación asoman barruntos de una tromba que podría dejar muchos damnificados. Y es que en el primer círculo del gobierno federal circula información sobre la aparición en una revista dominical, de un texto firmado por el consejero jurídico. Para que la publicación vaya a la imprenta faltan 24 horas.

PILOTO. En el otoño del año pasado, un minibus ecológico recorrió un tramo de la ruta del Metrobús que recorre el Paseo de la Reforma. Más de 30,000 usuarios de ese sistema de transporte colectivo abordaron la unidad 100% eléctrica de VEMO, del Auditorio Nacional a la Glorieta de la Palma. Sus fabricantes buscan convertirlo en una opción para zonas céntricas y también como transporte de personal y escolar.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor