En estos tiempos difíciles de epidemia y crisis económica, la importancia de los adultos mayores para las afores va más allá de nuestra principal razón de ser, que es ser garantes de los ahorros de las y los trabajadores para que, durante su vejez, puedan contar con una pensión suficiente que les permita una vida independiente y plena.

Hoy también nos preocupa la salud de los adultos mayores. Como se ha mencionado en innumerables ocasiones, los mayores de 60 años representan una de las poblaciones más vulnerables a presentar complicaciones por el Covid-19.

Aunque como lo muestran los datos que se presentan diariamente en las conferencias de prensa de la Secretaría de Salud, todos los grupos de edad pueden contagiarse, y aunque la mayoría de los casos se concentra en la población adulta joven, la mayor probabilidad de presentar complicaciones de la enfermedad, se concentra en los adultos mayores de 60 años.

De hecho, según los datos de la Secretaría de Salud, alrededor de 50% de la población mayor a 65 años que se contagia requiere hospitalización, debido a que el Covid-19 se complica en neumonía. Aproximadamente 35% de las personas que han fallecido en México a causa de la epidemia es adulto mayor de 60 años, que además presenta enfermedades crónicas como diabetes, cardiovasculares u obesidad.

Los adultos mayores representan 10% de la población del país y son no sólo nuestra memoria, también son el sustento emocional de nuestra sociedad. Las abuelas y los abuelos son amalgama para las familias, tienden redes de cuidados y hoy, más que nunca, nos necesitan.

Las afores hemos insistido en la importancia de proteger y cuidar a los adultos mayores, y los hemos conminado a que, de preferencia, se mantengan dentro de casa, y pospongan cualquier trámite para una vez que termine la contingencia o a que, en la medida de lo posible, los realicen utilizando herramientas digitales o vía telefónica.

Finalmente, también se han establecido horarios de atención con cita reservados para adultos mayores para, de esta manera, reducir el riesgo de contagio de esta población vulnerable.