Con la salida de Estados Unidos de Afganistán parecería que se acaba el mundo unipolar dominado por Estados Unidos. Y está realizándose un intercambio de reproches entre los gobernantes de las potencias mundiales posicionadas regionalmente.

El escenario de problemas globales es muy amplio. Y reclama un equilibrado protagonismo por parte de los países líderes y de las instituciones internacionales que fueron creadas para tener un desempeño multilateral. Basta señalar algunos problemas altamente relevantes: 1) Terrorismo, 2) Proliferación de armas nucleares y biológicas, 3) Guerras cibernéticas, 4) Cambio climático, 5) Migración, 6) Crecimiento económico y desarrollo social, 7) Superar la pandemia del Covid-19.

El gobierno actual de Estados Unidos ha expresado que en su política exterior privilegia la vía diplomática frente a la militar. Es un reconocimiento de las nefastas experiencias que ha tenido con sus intervenciones militares, algunas todavía pendientes de resolver.

Wang Wendin actual vocero de la Cancillería China dice que “Estados Unidos puede llevar a cabo una intervención militar sin sentido en un país soberano y no sentirse responsable del sufrimiento de la gente en ese país”. El presidente Joe Biden ha definido un cambio de rumbo, tal vez fácil de expresar, pero de difícil realización. Dijo que “Estados Unidos volverá a liderar de nuevo. No a través del ejemplo de nuestro poder, sino con el poder de nuestro ejemplo”.

China, con su crecimiento económico notable se ha fortalecido militarmente. Es un aliado comercial e industrial relevante de muchos países de todos los continentes. En palabras del presidente Biden es el competidor más importante de EU por lo que para el gobierno estadounidense es su mayor desafío no sólo en el comercio sino en las finanzas y en la seguridad geoestratégica.

Por ejemplo, en el mar de China meridional hay conflictos entre los países que convergen en la zona, algunos aliados de EU, que se ven amenazados por China y que EU los apoya. China reclama su soberanía en ese mar.

En Afganistán es previsible una mayor presencia china ante la decisión expresada por los talibanes de acudir a su apoyo para consolidar su gobierno. Este es un puente de plata tendido hacia China que tiene inversiones en Afganistán y que aprecia su enorme potencial de recursos en su suelo, con importantes depósitos de minerales valiosos. Es la "Arabia Saudita del litio" como lo definió el Departamento de Defensa de EU.

Rusia, una potencia militar y cibernética usa su poder para intimidar a sus vecinos. El presidente Putin ha declarado que hay acercamientos entre su gobierno y los talibanes para la reconstrucción económica. Y lo hace con una narrativa épica e idealizada al margen de la realidad económica y social.

La Unión Europea constituye un núcleo de poder que descansa en la democracia liberal y un Estado de bienestar de varias velocidades. Con sólo 7% de la población mundial, contribuye con 25% del PIB y 50% del gasto social. De ahí su importancia. Con Estados Unidos tiene una fuerte interdependencia económica y se ha constituido, a pesar de sus problemas de su proceso de integración en un protagonista global relevante.

Multipolaridad

China

Con su crecimiento económico notable se ha fortalecido militarmente. Es un aliado comercial e industrial relevante de muchos países.

Rusia

Una potencia militar y cibernética usa su poder para intimidar a sus vecinos.

Unión Europea

Constituye un núcleo de poder que descansa en la democracia liberal y un Estado de bienestar.

smota@eleconomista.mx

Sergio Mota Marín

Economista

Economía y Sociedad

Escritor y licenciado en economía, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. De 1984 a 1990 fue embajador de México ante el Reino de Dinamarca, donde se le condecoró con la orden Dannebrog.

Lee más de este autor