La posibilidad de la alternancia es una condición sine qua non de la democracia electoral mas no la panacea, ya que por sí sola no produce el buen gobierno que deseamos los ciudadanos. En entidades como Oaxaca, Puebla y Sinaloa, los gobernadores electos de la alianza que derrotaron al partido en el gobierno pueden aprovechar el bono democrático, evitar el síndrome foxiano y romper con el cacicazgo anterior, o bien, convertirse en los nuevos señores feudales de su estado. El actual delegado de Álvaro Obregón parece que se decidió por la segunda opción y su feudo es San Ángel. Basten cuatro ejemplos:

Primero. Maneja a San Ángel como estudio de filmación de las televisoras.

Los vecinos habían trabajado en un convenio con la delegación para evitar el uso de un barrio histórico y residencial como estudio de filmación y, después de ocho meses, no se ha podido firmar por falta de tiempo del delegado.

Segundo. Rebautiza las calles del barrio a su gusto. El delegado pretende cambiar el nombre de Altavista por el de Paseo José Luis Cuevas. Cualquier propuesta de cambio de nomenclatura tiene que pasar por todo un procedimiento establecido en la ley. En este caso, el procedimiento ni siquiera fue iniciado, quizás a sabiendas de que sería rechazada la propuesta en virtud de que al menos uno de los requisitos establecidos en la ley (la persona debe haber fallecido por lo menos cinco años antes) no se cumple.

Dentro de las actividades de conservación de un barrio está la importancia histórica de la nomenclatura que le da identidad. En una reunión, el delegado recibió una carta firmada por vecinos indicando que lo que se pretendía hacer era fuera de la ley. Y de todos modos se inauguró el Paseo con presencia de la fuerza pública.

Tercero. Cambia el destino popular de la Casa de Cultura de San Ángel, donde tradicionalmente se han organizado exposiciones y talleres para el público en general. Ahora se pretende transformar el centro comunitario en un proyecto público-privado en el que al parecer participa Jorge Ortiz de Pinedo.

Cuarto. Organiza su propio engendro de órgano validador de sus decisiones.

Esta semana, el delegado instaló SU Consejo Delegacional de Fomento y Desarrollo Cultural. Los consejeros son, entre otros, Carla Estrada (productora), Javier López Chabelo (actor y conductor), Jorge Ortiz de Pinedo (actor y productor), Carlos Ignacio Chávez (actor) y el pintor José Luis Cuevas.

Por supuesto, el Patronato San Ángel, institución coadyuvante del INAH integrada por vecinos del barrio, no fue invitado a participar.

Coincidencias varias...

[email protected]