En febrero del 2021 Bruce Springsteen debutó su más reciente colaboración, aunque en esta ocasión Springsteen no estaba acompañado de la E Street Band, Steve Van Zandt, Patti Scialfa o alguno de sus frecuentes cómplices musicales que lo han acompañado por casi cinco décadas. Tampoco estaba relacionado con su espectáculo en Broadway. En medio de la pandemia y con cualquier prospecto de giras detenido, Springsteen también se subió a la moda de los podcasts y se puso a transmitir desde su cochera en Nueva Jersey, a unas millas del lugar donde creció, con su amigo Barack.

Renegades: Born in the USA se concibió como una serie de conversaciones entre uno de los rockeros más celebrados en Estados Unidos y el expresidente estadounidense sobre la identidad americana, el racismo y una serie de temas que ambos han abordado desde sus distintas experiencias.

En su carrera musical Springsteen ha trazado una clara línea lírica para tratar de entender la identidad del estadounidense promedio, dándole voz al ideal de los trabajadores de cuello azul concebidos bajo el concepto de la prosperidad del sueño americano. Springsteen ha estado siempre muy cercano a las causas liberales y afines de la izquierda estadounidense. En 2008 Springsteen conoció a Obama durante su campaña para la reelección presidencial. Ahí surgió esta atípica amistad.

“En la superficie Bruce y yo no tenemos mucho en común, él es un tipo blanco de un pueblito de Nueva Jersey y yo soy un hombre de raza mixta nacido en Hawaii con una infancia que me llevó por todo el mundo. [Springsteen] es un ícono del rock y yo un político y abogado, no soy tan cool”, es la forma en que el expresidente Obama introduce a Springsteen durante la corrida de ocho capítulos del podcast. Renegades es una de las producciones realizadas por Higher Ground, la compañía productora de la familia Obama, que se encuentra en el desarrollo de varios proyectos para televisión y en el ahora popular formato del podcast.

La serie de ocho capítulos se convirtió un éxito para la plataforma Spotify y ahora el dueto de Springsteen y Obama darán el salto a ser coautores de un libro inspirado en el podcast, donde trasladan sus conversaciones a otro medio con una curaduría que incluye también letras de canciones de Springsteen, discursos de Obama y fotografías. Será todo un crossover entre memoria de rock y archivo presidencial.

Renegades surge de manera paralela a las memorias publicadas por ambos personajes en años recientes. En Born to Run, sus memorias publicadas en 2016, Springsteen comenzó a reescribir su historia personal, alejándose de la mitología de sus propias letras y esta narrativa sirvió como base para el show que ahora presenta en los escenarios de Broadway, Springsteen on Broadway, donde regresa a las preguntas clave sobre su pasado, identidad, familia, historia y a entender quién es el personaje conocido como Bruce Springsteen. El expresidente Obama publicó también su libro de memorias luego de dejar la Casa Blanca y ha continuado su labor política desde otras plataformas.

Las conversaciones con Obama nos recuerdan a los personajes que a lo largo de cinco décadas el jefe Springsteen ha retratado en sus canciones. Son aquellos personajes que anhelaban tomar el automóvil y liberarse de su propia realidad para dejar atrás aquel pueblo de perdedores, aquellos extraños que recorren las calles del malecón de Asbury Park y nos esperan a la media noche en un mítico lugar conocido como Atlantic City. Son foráneos en su propia tierra que persiguen un lugar prometido, y que nos ayudan a entendernos a nosotros y a preguntarnos de qué lugar venimos.

Nadie hubiera imaginado que, en medio de su prolífica carrera musical, su actual empleo en Broadway y los múltiples documentales que ha realizado en años recientes, el jefe Bruce Springsteen encontrara en el expresidente Barack Obama un nuevo colaborador con el que ha emprendido una nueva alianza artística.

antonio.becerril@eleconomista.mx 

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea

Lee más de este autor