Por alguna razón desconocida, que tiene que ver con el ilusionismo político, los tránsfugas de la mafia del poder recuperaron su honorabilidad, ética y buenas costumbres, nomás por juntarse con AMLO.

Un nuevo enemigo circunda en las mentes de los mexicanos, la llamada “mafia del poder”, término que en esta ocasión si tiene dueño y beneficiario, solo restará saber si lo registrará como marca, así como lo hizo con su nombre.

La mafia del poder como todas entelequias conceptuales, es amorfa, no tiene tiempo ni lugar, es innominada, solo sirve para para alimentar el odio, recordemos algunas: “los conquistadores”,“ el Porfiriato”, “el Maximato”, el “populismo”.

Para algunos la mafia del poder, son las elites anquilosadas en el PRI, PAN y PRD serían los Calderón, los Peña, los Chuchos, los Beltrones, los Anaya.

Por alguna razón desconocida, que tiene que ver con el ilusionismo político, los tránsfugas de la mafia del poder recuperaron su honorabilidad, ética y buenas costumbres, nomás por juntarse con AMLO: Beto Anaya, del PT, el ya adulto mayor; Jorge Emilio Martínez, dueño del PVEM; Ricardo Monreal, Rene Bejarano, Marcelo Ebrard y el impresentable Félix Salgado Macedonio, son algunos ejemplos.

El caso de Layda Sansores San Román me tiene anonadado como dirían los polivoces, hija de un cacique priísta de esos alto octanaje, el Carlos “el negro” Sansores Pérez, dos veces diputada federal, dos veces senadora de la República, alcaldesa de Álvaro Obregón, candidata a gobernadora del PRD 1997, Convergencia Democrática 2003 (hoy Movimiento Ciudadano), Morena 2021. El personaje en cuestión ha militado en seis partidos políticos.

La pregunta cabe, ¿alguien que ha vivido directamente del erario público desde hace 30 años es de la mafia del poder?  

Claramente para López Obrador y sus seguidores el perfil expuesto no forma parte de la mafia del poder, sino de los nuevos salvadores de la patria, aquellos que nos sacarán de la pobreza, el atraso y la corrupción.

Para los ciudadanos no hay mafia del poder, solo existe la mafia en el poder, ¿Cuál? Pues la que ocupa el poder. Los demás son chivos expiatorios y disculpas no pedidas.

Querido lector, más allá de los cuentos de la mafia en el poder, la ley de hierro de la oligarquía, acuñada el siglo pasado sigue tan vigente: “tan pronto como llega al poder la nueva elite política (AMLO) repite las mismas prácticas de sus antepasados, hasta que es remplazada por la nueva elite redentora”. Para este autor la mafia del poder siempre serán los mismos, por ello el atinado nombre de la columna. Hasta la próxima.

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor