En el tema de las comisiones bancarias, además de la confrontación que ha generado entre el Poder Legislativo y los banqueros de México y la consecuente volatilidad en los mercados subyace un riesgo mayor: que se de marcha atrás al libre funcionamiento de los mercados y en cambio se instaure una nueva era de regulación y fijación de precios, desde el gobierno y/o el Legislativo.

El temor es que la intención de regular las comisiones bancarias sea el primer paso para que en adelante se tomen decisiones para determinar los precios vía decreto no sólo en el negocio bancario sino en otros sectores productivos.

Más que las comisiones bancarias en sí mismas, lo que preocupa no sólo a banqueros, sino a empresarios en general, es que el asunto tiene que ver con el marco legal y el principio de libre empresa.

Banqueros, ¿villanos?

Los banqueros en México han sido poco hábiles en el manejo de su comunicación y en distintas ocasiones y capítulos recientes han sido el “villano favorito”.

Hoy nuevamente, los banqueros están bajo el reflector de la sociedad que agobiada en su mayoría por los bajos ingresos que registra, los condena con los calificativos que desde el Poder Legislativo les han lanzado, como “usureros” y “abusivos”.

Más allá de la defensa que ya están haciendo de sí mismos los banqueros, lo cierto es que por lo pronto, ya están siendo juzgados por la sociedad y muy probablemente van a tardar mucho tiempo antes de recuperar la imagen positiva.

Banca, sobrerregulada

Pero lo verdaderamente riesgoso es que el Poder Legislativo en un afán eminentemente político pudiera llevar adelante la iniciativa de ley que busca eliminar y prohibir comisiones bancarias.

Habrá que ver a dónde lleva el diálogo entre los legisladores y las autoridades de Banxico y otras representaciones, sobre el tema de las comisiones.

Mientras son peras o son manzanas, hay que destacar que la banca en México es uno de los sectores más regulados.

Son regulados por el Banco de México, que gobierna hoy Alejandro Díaz de León, institución a la que por cierto ni siquiera consultaron los legisladores, en lo que para muchos es una clara vulneración de las facultades del banco central.

Además los vigila y supervisa la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que hoy preside Bernardo Rosas, y la Comisión Federal de Competencia Económica, que preside Alejandra, Jana, Palacios, y la Comisión Nacional de Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), que encabeza Mario Di Costanzo, en la que se originó la información y presunción de las elevadas comisiones bancarias.

Los bancos en México tienen que solicitar y recibir autorización por parte del banco central en cada ocasión que desean cambiar sus precios.

De sus solicitudes, 70% son rechazadas por el Banco de México.

Los bancos, a diferencia de todos los negocios que operan en México, son los únicos que tienen que revelar a la autoridad sus costos, para que le autoricen o no los cambios que solicita.

Los bancos en México están tan regulados y son tan disciplinados que México ha sido de los primeros países en cumplir con la regulación bancaria internacional, conocida como Basilea 3.

Y por si fuera poco, es uno de los sectores con mayor grado de competencia.

La crítica a los bancos siempre advierte que es un sector muy concentrado en cinco o seis grandes bancos de las alrededor de 50 instituciones que participan en el mercado.

Pero los bancos resultan con amplia ventaja cuando en otros sectores empresariales la concentración en promedio es entre dos compañías, por ejemplo.

Diagnóstico erróneo

La Asociación de Bancos de México, que preside Marcos Martínez, y la Condusef se han confrontado alrededor del tema de las comisiones.

Condusef asegura que su diagnóstico es correcto y los banqueros dicen que es un diagnóstico totalmente erróneo.

Si se hiciera el diagnóstico con una metodología consistente, las comisiones que cobran en México Citibanamex y Santander México reflejarían niveles similares a los que cobran sus matrices.

Y para los casos de BBVA Bancomer y Scotiabank y HSBC las comisiones que cobran en México serían de niveles inferiores a sus matrices.

Los banqueros tienen confianza en sus cifras y datos porque reflejan los cálculos del Banco Mundial.

Pero además tienen cierta tranquilidad porque confían en que el Banco de México en su momento entregará toda la información que tiene y las comparaciones que realiza y cuyos resultados reflejarán datos muy similares a los del Banco Mundial.

El tema de las comisiones bancarias, por ser de alta sensibilidad social y enorme valor político, previsiblemente se prolongará en el tiempo.

Pero sobre lo que deberíamos reflexionar como sociedad, independientemente de que puedan lograrse comisiones menos onerosas, es si realmente queremos volver a la época en la que el gobierno decidía los precios y no los mercados.

¿Realmente la eliminación de comisiones y los controles de precios por decreto incentivan la competencia y promueven una mayor bancarización?

Eso ya lo vivimos y no nos fue bien. Y si no, al tiempo.

ATISBOS

FUGA DE CAPITALES.- El dato de BBVA Bancomer es revelador. En el mes de octubre salieron del país capitales por 45.3 mil millones de pesos de inversiones foráneas que venían registrándose en bonos de deuda gubernamental. ¡La cancelación del NAIM lo habría provocado!

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.