El próximo 7 de septiembre se inicia el proceso para las elecciones del 6 de junio del 2021. Estas elecciones serán las más grandes de nuestra historia, tanto por el número de estados y municipios que participarán, como por el número de cargos de elección (25,000) que están en disputa. Estarán en juego la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas y la renovación de congresos locales y ayuntamientos en 30 entidades del país.

Después de ver los videos en donde el hermano de López Obrador pide dinero para la campaña electoral en Chiapas en el 2015, a nadie debe quedarle duda de que tanto el presidente como Morena harán todo para ganar esa elección.

López Obrador siempre ha pensado que su proyecto de transformar el país está por encima de la ley, cuando fue jefe de Gobierno violó la ley inventando una residencia, pactó con los constructores del segundo piso para obtener los recursos necesarios para sus ambiciones presidenciales y como candidato obtuvo recursos ilegales de varios gobiernos estatales y empresarios para financiar sus campañas.

No está dispuesto a que nada lo pare para llevar hasta sus últimos términos lo que llama su Cuarta Transformación y va a utilizar todos los recursos públicos y sobre todo los programas sociales para llevar a la gente a votar a favor de Morena.

Como él mismo ha dicho, 70% de las familias en México reciben algún apoyo del gobierno y cuenta, además de la estructura de Morena, con más de 20,000 “servidores de la Nación” para llevar a la gente a votar.

Ganar la oposición las elecciones del próximo año está cuesta arriba, aun con la alianza electoral, pero si no blindamos las mañaneras y los programas sociales para que no sean utilizados electoralmente, las posibilidades de ganar son nulas.

Tenemos que cerrarle al presidente el espacio diario de las conferencias mañaneras, en donde todos los días hace proselitismo electoral a favor de su proyecto y partido, y en contra de todos los que no están de acuerdo con él.

Es urgente que el INE haga un apercibimiento al presidente para que se abstenga de hacer cualquier mención sobre otros partidos o políticos de oposición en las conferencias mañaneras y en sus giras. No puede seguir hablando de conservadores y liberales porque eso es un mensaje político electoral.

Es urgente también que se aclare a la hora de entregar el dinero que los apoyos sociales son un derecho que tienen las familias de acuerdo con la Constitución, al margen de cualquier partido político, y que está prohibido su uso para fines partidistas y electorales.

Así mismo es necesario que los seudo “servidores de la Nación” no sigan haciendo proselitismo político y se mantengan en las oficinas, para lo cual es necesario que tres meses antes del día de la elección se entreguen los recursos de los tres meses siguientes.

Otro espacio que hay que reglamentar son las estaciones de radio y televisión del Estado, para que dejen de hacer propaganda a favor del gobierno y el presidente, y se dediquen a promover la participación de la gente en las elecciones.

Es urgente que los partidos de oposición exijan al gobierno un acuerdo electoral que incluya, entre otros, los puntos anteriores, para evitar que la elección del próximo año sea ilegítima aun antes de celebrarse.