Cuando parecía todo lo contrario, el consorcio de restaurantes de comida rápida Alsea está a punto de aplicar un jaque mate legal a Italianni’s, cuyos argumentos y reclamos quedarían completamente desactivados.

Sería un triunfo legal de Alsea, de Alberto Torrado, sobre Italianni’s, que durante años ha pretendido la compra forzosa de ese negocio y el pago de onerosos intereses por una presunta operación fallida.

El abogado de Alsea, Salvador Rocha Díaz, ha logrado deshojar la margarita de recursos legales que ha interpuesto Italianni’s y está cerca de dar el golpe final que, en el mejor de los escenarios, le daría la victoria legal antes del próximo 15 de julio y, en el peor, sería en marzo del 2012. Es cuestión de tiempo y circunstancias, pero el resultado final sería prácticamente el mismo: la derrota legal de Italianni’s.

Camino a la victoria legal

La victoria para Alsea y la derrota para Italcaffe, que opera Italianni’s, implicaría que la exigencia para que se concrete la operación de compra-venta de esta última por la primera quede sin efecto legal alguno.

Hay que recordar que Italianni’s -la historia se la he contado profusamente en este espacio-, de Víctor Eduardo Cachoua Flores, Víctor Eduardo Cachoua Oropeza, Juan Carlos Cachoua Oropeza, Gilbert Montcharmond Brousseau y Guillermo Durand Cercas está pugnando porque Alsea compre los 37 restaurantes de la cadena Italianni’s en un precio de 1,200 millones de pesos. Italianni’s ha argumentado que, pactada la operación, en el momento crucial Alsea se habría retractado.

Sin embargo, Alsea, en un cambio de estrategia en materia de comunicación de bajo perfil, decidió salir al paso a la efectiva campaña mediática de Italianni’s, que ha logrado -manifiestan los de Alsea- desprestigiar a la operadora de Domino's Pizza, Starbucks y Burger King, entre otras marcas.

Los señores Cachoua, asevera Rocha Díaz, no son empresarios de buena fe; han sido truculentos y tramposos para forzar una operación que hubiera podido realizarse de manera sencilla en los términos establecidos desde un principio.

Condiciones suspensivas, la clave

El abogado de Alsea recuerda que el contrato de compra-venta quedó sujeto a dos condiciones suspensivas:

1) Que la Comisión Federal de Competencia autorizara la operación de compra-venta; ésta la tenían que gestionar entre ambas partes, se gestionó y obtuvo.

2) La liberación de una prenda sobre acciones en Bancomer; esto lo tenían que gestionar los Cachoua, pero no lo hicieron en tiempo y forma. Se acordó que cualquiera de las partes, cuando se cumplieran las condiciones, le avisaría a la otra para llevar a cabo la operación al día siguiente. La liberación de la prenda sobre acciones no se satisfizo sino hasta noviembre del 2008.

Sin embargo, el 3 de junio de ese mismo año, vía aviso notarial, le informaron a Alsea que la firma del contrato sería al día siguiente.

Los Cachoua intentaron sorprender a los Torrado porque pensaron que no contarían con tal premura con los 1, 200 millones de pesos. Al final, los sorprendidos fueron los Cachoua porque los Torrado acreditaron los recursos, pero aquellos no pudieron completar los documentos para cerrar la operación y pidieron plazo.

Alsea demostró el incumplimiento de una de las dos condiciones suspensivas: la correspondiente a la liberación de prenda no se cumplió por parte deItalcaffe y lo hizo con el acta 30,947, del libro 994 de fecha 04/06/2008. A pesar de ello, el 28 de agosto de ese año, Italcaffe demandó a Alsea. Lo hizo -dice Rocha Díaz- de manera cínica porque no había prueba preconstituida y en cambio sí existió fe pública del cumplimiento de Alsea.

Rocha asegura que su colega, el abogado Jaime Guerra, se ha valido de subterfugios legales para hacer aparentar que va ganando la guerra legal y para retardar el triunfo de Alsea.

Acuerdo extrajudicial subyacente

Pero no hay plazo que no se cumpla y, antes del próximo 15 de julio, las autoridades judiciales podrían resolver uno de los incidentes y, eventualmente, el fondo del asunto.

La prueba determinante en favor de Alsea -comenta su abogado- es la documentación de Bancomer de la liberación de la prenda.

Todo depende de la reacción del abogado Guerra y los recursos legales que interponga.

En el peor de los escenarios, la resolución no pasará del próximo mes de marzo.

De cualquier forma, Alberto Torrado ha mantenido y sigue en contacto con los Cachoua para alcanzar un acuerdo sobre Italianni’s.

Por eso es que no han cesado los rumores en torno de un acuerdo extrajudicial.

CUENTOS VERAS

Mexichem, de Antonio del Valle, continúa su proceso de internacionalización y fortalecimiento operativo. Ayer anunció la adquisición de una planta de gases refrigerantes en Japón que pertenecía a Showa Denko. La planta tiene una capacidad anual de 10,000 toneladas y puede fabricar gases refrigerantes. Recientemente, Mexichem anunció la compra de INEOS, la cual opera en EU, Europa y Asia.