En distintas ocasiones y de distintas maneras el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha manifestado en contra de las energías limpias: eólica y solar.

Una de las más recientes fue cuando, en un video, el presidente de México se expresó en contra de la generación privada de energía.

Con evidente molestia dijo que los aerogeneradores del parque eólico de La Rumorosa “afean el paisaje”.

Ahí mismo lanzó una advertencia: no se darán nunca más permisos, dijo, en referencia a las subastas eléctricas para licitar parques eólicos y solares. Los aerogeneradores contaminan visualmente, sentenció, y “hay que respetar a la naturaleza”.

Detrás de las declaraciones y dichos coloquiales presidenciales, hay una clara intencionalidad: revertir la reforma energética.

En hidrocarburos, canceló las rondas petroleras —incluso desde antes de que tomara formalmente el poder— y en el sector eléctrico las subastas de largo plazo.

En el sector eléctrico, la primera y clara señal la lanzó en diciembre del 2018, cuando recién había tomado el poder, al cancelar la última subasta eléctrica.

En este renglón, su objetivo lo ha trazado sobre una premisa: que México relegue las energías eólica y solar. Su apuesta es por el combustible fósil.

La política energética de la 4T busca modernizar 60 parques termoeléctricos en todo el país, instalaciones en las que se produce energía con ayuda de combustibles fósiles, desde petróleo hasta carbón.

La política energética lopezobradorista la sustentan la secretaria de Energía, Rocío Nahle, el director de Pemex, Octavio Romero, el director de la CFE, Manuel Bartlett, y el titular de la Semarnat, Víctor Manuel Toledo, aquel que dijo que los aerogeneradores de parques eólicos “atrapan el aire de las comunidades indígenas”.

Ése es el contexto. Hoy en la coyuntura de la pandemia del coronavirus, con ese pretexto el gobierno lanzó una “bola rápida” en contra de las energías eólica y solar.

Se trata de un embate que busca marginar a la Iniciativa Privada en la participación en el mercado eléctrico, en el que constitucionalmente la generación de energía eléctrica no es una actividad reservada para el Estado

Se trata de un acuerdo del Centro Nacional de Control Eléctrico (Cenace) en contra de las energías renovables.

Cenace invade las atribuciones de la Comisión Reguladora de Energía y decide que a partir del 3 de mayo del 2020 suspenda las pruebas e inicio de operación de proyectos.

No sólo suspende la operación de 28 proyectos que iniciarían actividades éste y el próximo año, por unos 4,500 megawatts de capacidad por entre 5,000 y 6,000 millones de dólares o 120,000 y 144,000 millones de pesos, de acuerdo con el cálculo del experto Víctor Ramírez. También pone en riesgo las inversiones por alrededor de 20,000 millones de dólares que han realizado las empresas privadas internacionales y nacionales.

El Consejo Coordinador Empresarial y la Concamin, encabezados por Carlos Salazar y Francisco Cervantes, de inmediato protestaron y advirtieron que se trata del desplazamiento de la Iniciativa Privada por la vía administrativa del mercado eléctrico, que impone barreras de entrada a la competencia de manera arbitraria y con plazo indefinido y obliga a los consumidores empresariales e industriales a comprar electricidad a la CFE a mayor costo.

La fracción parlamentaria del PRI emitió un punto de acuerdo firmado por Enrique Ochoa, exdirector de la CFE, y Dulce María Sauri con el apoyo de René Juárez y 33 diputadas y diputados más del partido tricolor para que las autoridades den marcha atrás al acuerdo del Cenace.

Desde el sector privado anticipan una guerra de litigios para evitar el avance de la contrarreforma energética en el sector eléctrico.

Veremos de qué cueros salen más correas.

Atisbos

LAPIDARIO.- Como una inscripción lapidaria se lee el comentario final de una entrega periodística del Financial Times sobre Pemex, titulada: “De la vaca de efectivo, al drenaje de recursos”. De manera concisa, resume: “Pemex es un desastre, está empeorando y no tienen planes de lidiar con las cosas”.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.