Walmart se está llevando algunos golpes en su pelea con el líder de las ventas online Amazon. La minorista más grande del mundo reportó una ganancia menor a la esperada en el cuarto trimestre y batalló con ventas en línea más lentas en la época más atareada del año, señales que ponen en evidencia los desafíos de la empresa en un feroz panorama competitivo.

La noticia, anunciada el martes, ensombreció las ventas, que superó las expectativas en sus tiendas establecidas y que presentó más tráfico de clientes mientras los servicios por internet ligados a su flotilla atrajeron a más compradores.

Las ventas mismas tiendas aumentaron 2.6%, excluyendo combustibles. Los analistas pronosticaban una ganancia de 2%, según una encuesta de la firma de investigación Consensus Metrix.

Walmart ha registrado más de tres años consecutivos de alzas en Estados Unidos, un desempeño que no pudo ser igualado por ninguna compañía en su sector.

Sus acciones bajaron 10.17% en la Bolsa de Valores de Nueva York, su mayor descenso porcentual desde enero de 1988; cerraron en 94.11 dólares por unidad.

Walmart fue la que más retrocedió en el promedio industrial Dow Jones, afectando al índice.

Los resultados mixtos hacen dudar de si el intento de Walmart para cerrar la brecha con Amazon esté perdiendo fuerza, a pesar de que hizo enormes inversiones tanto en su negocio digital como en sus tiendas físicas al bajar precios.

Sin embargo, estas inversiones se están comiendo las ganancias. Las ventas por internet en sus negocios en Estados Unidos bajaron a 23% en el cuarto trimestre, un fuerte descenso de 50% en el tercer trimestre.

La empresa tuvo ingresos por 2,170 millones de dólares, o de 73 centavos de dólar por acción, en el periodo que concluyó el 31 de enero. Eso se compara con los 3,760 millones, o 1.22 dólares por acción, que tuvo en el mismo periodo del año pasado.

Los resultados quedaron por debajo de las expectativas. Los analistas sondeados por Zacks Investment Research preveían 1.36 dólares por acción.

En enero, la minorista dijo que elevaría el salario mínimo de los empleados a 11 dólares la hora y ofreció un bono extraordinario a los empleados de tiendas, mientras la empresa se beneficiaba de la nueva ley impositiva estadounidense.

En sus tiendas Sam’s, las ventas comparables, aquellas que estuvieron abiertas al menos un año, subieron 2.4% en el cuarto trimestre. (Con información de AP y Reuters)

valores@eleconomista.mx