Los precios del petróleo aumentaron el miércoles tras haber caído en jornadas anteriores tras comentarios de Rusia y Arabia Saudita, mientras se amplía la brecha de los precios en Londres y Nueva York.

En el mercado londinense el barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio cerró a 77.50 en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, 2.11 dólares más que al cierre de martes.

En Nueva York, el barril "light sweet crude" (WTI) también para la misma fecha de entrega tomó 1.48 dólares y se ubicó en 68.21 dólares.

La brecha entre los dos precios alcanzó su punto máximo el miércoles en 9.29 dólares, el más alto desde finales de 2014.

El petróleo de lista en Nueva York crecía un poco menos rápido que en Londres "debido a la alta producción estadounidense y a los cuellos de botella en el transporte marítimo, y los resultado del exceso de capacidad del petróleo esquisto en el Medio Oriente", explicaron analistas de Commerzbank.

Además, el "Brent a menudo es visto como un índice más sensible a las turbulencias internacionales, mientras que WTI es más regional", dijo Matt Smith de ClipperData.

Por ejemplo, el petróleo crudo cotizado en Nueva York reacciona de manera más aguda a los datos semanales sobre las reservas de Estados Unidos, que aparecerán esta semana el jueves en lugar del miércoles debido al feriado que hubo el lunes en Estados Unidos.