Los precios del oro avanzaron el lunes a sus máximos desde septiembre de 2011, y la plata tocó su mayor nivel en cuatro años, ya que el aumento de casos de Covid-19 y expectativas de más medidas de estímulo respaldaron la demanda por activos seguros.

El oro al contado subió 0.4%, a 1,815.34 dólares la onza tras tocar un máximo de 1,820.06 dólares más temprano en la sesión. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con alza de 0.4%, a 1,817.40 dólares.  “El oro está ganando popularidad exponencialmente en este momento, por todos los aspectos inflacionarios: la curva de rendimiento, la impresión de dinero, las preocupaciones sobre la economía y Covid-19”, dijo Michael Matousek, jefe de operaciones de U.S. Global Investors.

El oro cotiza por debajo de su máximo histórico de 1,920.30 dólares la onza alcanzado en septiembre de 2011, con los precios impulsados principalmente por una ola de medidas de estímulo monetario para amortiguar el impacto de la pandemia.